La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, abrió la edición de 2012 con un pregón de la Feria de El Santo plagado de “numerosos e inolvidables recuerdos que me emocionan”. También echó mano de los recuerdos y vivencias su presentador, el también montillano, José Serrano Portero, periodista y primo hermano de la pregonera, quien la definió como “una persona muy identificada con su tierra, gracias a la huella que le dejaron sus padres, recordándole permanentemente hechos y situaciones”. José Serrano Portero insistió en que “a pesar de dejar a muy corta edad Montilla, es muy profundo el amor que Ángeles siente por su pueblo, del que es una de las principales embajadoras allá por donde viaja”. El presentador no olvidó reseñar “aquel fatídico 11 de marzo” en el que a Ángeles Pedraza le cambió la vida cuando perdió en los atentados acaecidos en Madrid a su hija Miriam”, ni tampoco olvidó destacar “el importante papel que Ángeles está desarrollando al frente de la AVT”.

La pregonera comenzó su alocución agradeciendo “no sólo en mi nombre, sino también en el del colectivo que represento”, la decisión del Ayuntamiento de construir una plaza en recuerdo de las víctimas del terrorismo, para asimismo destacar que echaba de menos en ese momento, en el Paseo de las Mercedes –lugar en el que pronunció  el pregón-  las presencias de “Miriam, Micaela y Pepe”, su hija y padres.

Tras esta introducción comenzaron las referencias a los recuerdos. Ángeles Pedraza resaltó que, aunque abandonó Montilla cuando aún no había cumplido un año, “por mor de la emigración imperante”, su conexión con Montilla no cesaría. “Cada año, esperaba la llegada de las fiestas para volver al pueblo, sentirlo más de cerca y aumentar un nexo de unión que con el paso del tiempo iba creciendo”, relató.

También hizo un repaso a los lugares montillanos con protagonismo en su infancia como el barrio de Tenerías, “en el que se ubica la ermita en el lugar en el que El Santo repartía comida a los pobres”, o la calle Córdoba, muy unida a la historia de El Santo y a la de su propia familia. Asimismo, habló de la parroquia de Santiago, “en la que fue bautizado El Santo, en una pila bautismal en la que también recibieron las aguas mis padres, familiares cercanos y yo misma”.

Después, relató algunas vivencias estivales con sus primos en Montilla entre las que no faltaron “el café con Carmen en Los Arcos”, “el refresco en Las Camachas” y “la función cinematográfica en el antiguo Teatro Garnelo”; e hizo un repaso a distintos lugares de la feria previos a la construcción del nuevo recinto. “Ya no bajas por San Luis, para encontrarte las casetas de los turroneros, preámbulo de bullicio y diversión”, explicó, para continuar recordando, por ejemplo, que “el Llano Palacio acogía alguna actividad, especialmente hotelera y, a veces, la ubicación de pequeños teatros o circos”. También recordó, entre otras cosas, que el Llano del Coto daba cobijo a todas las atracciones feriales, caballitos o cochecitos, con voladoras y barquillas y para los más creciditos, carrusel, delicias, noria, látigo o coches de tope.

Arropada por familiares y por miembros de la AVT, la pregonera terminó su alocución dejando patente su amor por su pueblo. “He de deciros que, estas palabras, que son parte del inicio festivo, me saben a poco, porque son muchísimos los recuerdos y casi nada lo contado. Lo que siempre será visible, es el enraizado amor que siento por mi pueblo”, insistió.

Tras el pregón, el alcalde, Federico Cabello de Alba, destacó que “cuando le propusimos a Ángeles que fuera la pregonera, lo primero que me dijo fue que era la mejor noticia que le habían dado desde que era presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Me insistió en que para ella era un orgullo y un honor”. El alcalde concluyó su intervención definiendo “parte de los valores que adornan a Ángeles Pedraza, como son la entereza, el valor, la dignidad, la tolerancia y la justicia”. Federico Cabello de Alba dijo que, con esos valores, Ángeles Pedraza es un ejemplo para todos de superación de la adversidad, “de como todos unidos podremos superar estos difíciles tiempos”, concluyó.