La teniente de alcalde de Desarrollo Urbano, Ana Belén Feria, y el vicepresidente de la Diputación, Salvador Fuentes, visitaron en la tarde de ayer la parroquia de La Asunción para comprobar el estado en el que se encontraba el templo tras el derrumbe parcial de una de sus naves laterales.

En nombre del Ayuntamiento de Montilla y la Diputación de Córdoba, ambos ofrecieron “colaboración y apoyo” tanto al Obispado de Córdoba como a la Hermandad de la Santa Cena, cuya imagen ha sufrido daños en sus brazos como consecuencia del tejado que cayó en el interior de la iglesia en torno a las 14.15 horas de ayer martes, lamentando sólo daños materiales al encontrarse a esa hora la iglesia vacía.

El vicepresidente de la Diputación, con quien contactó el alcalde Federico Cabello de Alba para solicitar el apoyo de la Diputación, anunció “la participación de los técnicos del Servicio de Arquitectura y Urbanismo (SAU) de Montilla para que trabajen conjuntamente con los arquitectos del propio Obispado en la elaboración de los informes de evaluación y cuantificación de daños con el carácter de urgencia que la situación requiere”. En este sentido, Salvador Fuentes matizó que “lo principal es no equivocarnos en los informes técnicos para saber con exactitud las cusas del derrumbe y a partir de ahí, empezar a reparar la parte derruida”. 

Fuentes reconoció que la Diputación dispone de una partida presupuestaria para “actuaciones urgentes como esta” y aseguró la participación de la institución provincial “en mayor o menor medida dependiendo del coste de los arreglos”. “Confiemos en que la cantidad económica no sea muy elevada para que podamos subsanar los problemas lo más rápido posible”, comentó.

Por su parte, la responsable del Área de Desarrollo Urbano del Consistorio montillano agradeció la rápida reacción mostrada por la Diputación ante lo ocurrido y avanzó que el Ayuntamiento “en la medida de sus posibilidades” también aportará lo necesario para “restituir la normalidad cuanto antes en esta parroquia por lo que representa para el barrio del Gran Capitán”.

Ana Belén Feria declaró que “si bien las principales pertenencias de la Hermandad están a salvo en otras dependencias, se debe actuar con precisión, pero también con urgencia antes de que las lluvias de otoño causen más desperfectos en la cubierta y el interior de la iglesia”.