La Concejalía de Participación Ciudadana desarrolla la segunda fase de ‘El barrio que quieres’ con paseos por el Cerrillo San José, Pedro Ximénez y La Silera

Desde la programación de eventos hasta el arreglo de un acerado, un cruce mal señalizado o la falta de algún servicio como puede ser una farmacia. Así son las peticiones que está cosechando el Ayuntamiento de Montilla a través de la iniciativa ‘El barrio que quieres’, una propuesta de participación ciudadana para mejorar la relación diaria de la ciudad con quienes la habitan, y que cuenta además con la colaboración de la Junta de Andalucía, dentro de la convocatoria de ayudas para el desarrollo de procesos de participación ciudadana, en el ámbito de las competencias de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación (2019).

En su segunda edición, la Concejalía de Participación Ciudadana ha elegido los barrios del Cerrillo San José, Pedro Ximénez y La Silera –en la fase inaugural, tuvo lugar en El Centro y Gran Capitán— para desarrollar esta actividad que “lejos de las grandes inversiones, se centra en las micro actuaciones que los vecinos verían con buenos ojos en los barrios y calles para mejorar esas zonas del municipio por donde a diario circulan o conviven”, en palabras del concejal Valeriano Rosales.

Tras una primera etapa de recogida de propuestas y valoración del estado de los barrios a través de cuestionarios digitales, esta semana el Consistorio ha querido completar esa “toma del pulso a cada barrio” con la realización de unos paseos por calles y plazas de cada zona para analizar sobre el terreno las medidas propuestas y las alternativas viables. Estas derivas participativas concluyeron ayer jueves con la participación de los vecinos de los barrios Pedro Ximénez y La Silera.

Nacho Muñoz, de la empresa Innovación Colectiva, ha resumido ‘El barrio que quieres’ como un mecanismo directo que se pone a disposición de la ciudadanía para “proponer propuestas de transformación del barrio”, una actividad que lleva a recoger ideas que hablan de “dinamismo comercial, el ocio y la cultura, la infancia, las familias y los mayores, o de cómo atraer turistas”.

En líneas generales, las peticiones que emanan de esta iniciativa de participación ciudadana no tienen un coste presupuestario elevado, pero sí suponen una mejora de la percepción y la calidad de vida en los barrios.