La profesora de litaratura Carmen Delgado protagonizó la conferencia "El panegírico por la poesía: una joya bibliográfica en la biblioteca Manuel Ruiz Luque", dentro de los actos celebrados en nuestra ciudad con motivo del Día del Libro.

Carmen Delgado explicó cuáles son las virtudes y la importancia de este pequeño libro publicado en el siglo XVII y de cuya edición original se conservan dos ejemplares en los fondos bibliográficos de la Biblioteca.

El Panegírico por la poesía es un tratado de preceptiva poética publicado en Montilla, en la imprenta de Manuel de Payva, en un año muy significativo, 1627, para la ciudad de Córdoba, ya que dicho año coincide con el fallecimiento de su más ilustre poeta, Luis de Góngora y Argote, así como con la publicación de la producción poética gongorina.

La obra ofrece al lector justamente lo que promete su título: una defensa de la poesía, siguiendo la línea del discurso laudatorio común en la tradición panegírica desde la antigüedad clásica y que toma como modelos obras más conocidas, como el Cisne de Apolo (1602) de Luis Alfonso de Carvallo. 

La obra es importante, entre otros motivos, porque venía a reforzar esa apuesta por la dignidad de la poesía y la autoconciencia del oficio del poeta como un artista, de plena actualidad en ese momento histórico. 

La obra se publicó de forma anónima, si bien ya algunos de sus contemporáneos asignaron su autoría a Fernando de Vera y Mendoza, un autor sevillano, hijo del extremeño Juan Antonio de Vera y Figueroa, el que sería el primer conde de la Roca, una relevante figura política de la corte de Felipe IV, mano derecha del conde-duque de Olivares, al que se dedica el libro. El conde-duque era un gran amante de las letras, que tenía una de las mejores bibliotecas de la Europa de su tiempo, y la publicación de esta obra pudo concebirse dentro de ese plan de propaganda trazado por Olivares, que pretendía ofrecer una imagen pública de esplendor de la Monarquía hispánica desde todos los ángulos, y en este caso desde el cultural. 

La obra ha sido calificada como una obra rara, y sin duda lo es en muchos aspectos; tales como: la obra contiene un catálogo de poetas, compuesto por 135 poetas (tanto hombres como mujeres), la mayoría contemporáneos al autor, y de los cuales no se conoce más que la información contenida en este Panegírico. Por otro lado, la obra contiene toda una poética bíblica (en concreto contiene 179 citas a padres y doctores de la iglesia, santos, papas, exégetas, comentaristas bíblicos, etc.), lo cual es algo totalmente novedoso en este tipo de obras. 

Actualmente se conservan muy pocos ejemplares de la editio princeps de 1627. Aquí en la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque se conservan dos de esos ejemplares.