El actor montillano Paco Luque echó mano de la naturalidad más informal y huyó del protocolo a la hora de pronunciar el pregón con el que echó a andar en Montilla la Feria de El Santo 2010. “Montilla es mi cuna y mi infancia. Aquí he vivido hasta los nueve años y desde que me fui he vuelto en vacaciones y en fines de semana. Montilla es y seguirá siendo mi punto de referencia, mi retorno, mi destino..”, resaltó quien ha dado vida a distintos personajes en series televisivas tan diversas como ‘La que se avecina’, ‘Policías’ o ‘Sin tetas no hay paraíso’.

Fue un pregón impregnado de recuerdos familiares y de niñez. “Cada uno de vosotros tiene en la mente una Montilla particular y yo también tengo la mía. Mi Montilla huele a hojaldres en invierno, a patio con limoneros, a zaguán fresquito, a rebate recién fregado…y también me huele a jazmines”, destacó. No olvidó citar al patrono, San Francisco Solano, de quien pronunció unos versos “inéditos” relacionados con el vino, e insistió en que aunque desde hace 15 años vive en Madrid “mitad del cuento, por eso de dedicarme al mundo de la farándula, y mitad de la ciencia, por ser profesor de Física, mi otra faceta” , siempre tiene a Montilla presente. Para ello puso como ejemplo “la serie ‘Policías’, la que me lanzó a ese éter de la fantasía de interpretar, y en la que me daban libertad para improvisar. En ella solté que tenía para cenar unos exquisitos flamenquines de mi tío Manolo que me traje de Montilla un fin de semana; y era verdad, y se quedó grabado y se vio en toda España”, resaltó. Paco Luque destacó también durante su alocución que Montilla es su lugar ideal para descansar. “Montilla me da alas me reconforta y por eso aprovechó las vacaciones para venir a Los Yustes, la aldeita familiar, a descansar y a encontrarme conmigo mismo”, insistió, a la par que puntualizó que Montilla para él es sobre todo familia. Por eso no olvidó citar a “todos mis tíos y mis casi 40 primos hermanos. Aunque esta noche quiero hacer un paréntesis para recordar a la parte de mi familia que falta: a mi tío Ricardo, que me dio alas, a mi tío Antonio, a mis primos Daniel, David e Iván; a todos ellos les dedico este pregón”, aseveró. Tampoco olvidó a “los culpables de lo que soy: mi padre, que sin querer despertó en mí la pasión por el cine y por la interpretación; mi madre, la culpable de mantenerme con los pies en el suelo; y a mi hija Natalia, que es la parte de mí que más quiero”. Terminó hablando de El Santo, al que definió como una persona entregada a los demás, alegre y festiva “por lo que seguro que bendice la feria que ahora comienza”, dijo.

Tras la intervención del pregonero, la alcaldesa Rosa Lucía Polonio, no olvidó destacar que quedaban sólo unas horas para el punto y final al Año Jubilar concedido a Montilla por el Papa Benedicto XVI con motivo del 400 aniversario de la muerte de San Francisco Solano. La regidora calificó al Año Jubilar como “un acontecimiento muy importante que ha traído importantes consecuencias para la ciudad”, por lo que felicitó a su Comisión Organizadora y al responsable de ésta, el párroco de El Santo, Jesús Joaquín Corredor.