El Alcalde de Montilla, Federico Cabello de Alba, ha comparecido hoy para dar explicaciones sobre la caída del muro de subida al Castillo que se produjo el pasado viernes.
Cabello de Alba ha apuntado que desde el inicio de las obras se tomaron todas las medidas de seguridad necesarias cuando se ejecuta una obra de este tipo “una actuación encaminada al embellecimiento del muro de subida al Castillo”. El Alcalde montillano ha hecho un repaso cronológico de la actividad realizada en la obra en materia de seguridad, indicando que el técnico municipal se reunió “hasta en tres ocasiones con los responsables de la empresa que ejecutaba la obra” para que se cumpliesen con las normas de seguridad. Incluso dos días antes se recibió la visita de un inspector de la Fundación Laboral de la Construcción, que certifica que se están cumpliendo con las normas de seguridad necesarias en este tipo de actuaciones.
Cabello de Alba ha indicado que los técnicos detectan una fisura  en la mañana del viernes en una zona del muro que no presentaba peligro de derrumbe y en la que no se había realizado ningún tipo de actuación, “una incidencia de carácter menor de la que los técnicos ni los responsables de la obra comunican a nadie, ya que de este tipo de incidencias no se da traslado”, ha añadido el Alcalde.
Al detectarse que esa fisura se ha agrandado, desde los Servicios Técnicos se proponen medidas correctoras para evitar que la misma vaya a más. Pero esas medidas no pudieron llegar a ponerse en marcha ya que el muro cedió antes del afianzamiento de la esquina del mismo.
En base a los informes que se manejan, desde el consistorio se considera que ha sido un accidente que no se puede prever, ya que para la ejecución de estas obras se habían tomado todas las medidas de seguridad posibles, siendo las aconsejadas por los técnicos municipales que cuentan con amplia experiencia en este tipo de actuaciones.
Federico Cabello de Alba ha señalado que tras la caída del muro se tomaron las medidas oportunas para garantizar la seguridad de los alumnos del colegio Salesiano, la guardería y el Centro de atención temprana, que se encuentran cercanos al muro caído, y comenzaron los trabajos de desescombro y limpieza de la calle, que se van a complementar con la aplicación de cemento en los taludes que se han creado para evitar escorrentías de tierra.
A partir de ahí se va a certificar la obra ejecutada hasta el momento para pagar a la empresa y liquidar la misma y comenzará un trabajo para ver “cómo podemos acometer económicamente la actuación que se requiere en esta zona, y que  habrá de ir en consonancia con el proyecto que pretendíamos de regenerar toda la zona de acceso al Castillo de Montilla” ha añadido Federico Cabello de Alba, quien ha concluido su intervención agradeciendo a todas las personas y colectivos la colaboración prestada y la celeridad con que se han efectuado los distintos trabajos necesarios para recuperar la normalidad en la zona.