El Pleno del Ayuntamiento de Montilla ha celebrado hoy, 8 de Marzo, una sesión extraordinaria con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer. En el orden del día, un único punto con la moción presentada por el Consejo Municipal de la Mujer, defendida ante el plenario por Aída Gálvez, en representación del Club Deportivo Femenino “Paquillo Moreno”. Dicha moción, cuyo texto se reproduce a continuación, fue aprobada por los cuatro grupos municipales: 

MOCIÓN DEL CONSEJO MUNICIPAL DE LA MUJER
8 DE MARZO 2013

Como cada 8 de marzo, el Consejo Municipal de la Mujer nos unimos para, reivindicar nuestros derechos, denunciar las injusticias y también para recordar a quienes a lo largo de la historia lucharon con enorme valentía contra una discriminación que todavía persiste.

Cuando las mujeres deberíamos estar celebrando más avances y logros para conseguir plenos derechos como mujeres, como madres, como ciudadanas, nos embarga una gran tristeza e impotencia, rabia, coraje e indignación ante la situación social que estamos viviendo.

En esta crisis, la más perjudicadas somos las mujeres por tener menor capacidad económica, por estar peor situadas en el mercado de trabajo, por tener menor protección debido al rol tradicional de cuidadoras. Rechazamos los recortes a las conquistas sociales, materiales e institucionales, que son avances y derechos conquistados por las mujeres y toda la ciudadanía, y
manifestamos nuestra voluntad de que la igualdad de género sea un hecho y no un regalo de tiempos de bonanza.

Al calor de la crisis se están privatizando servicios que apoyan a las familias, recayendo sobre nosotras las tareas del cuidado, se reduce el empleo y se ignoran nuestras demandas como usuarias y ciudadanas. Persisten los problemas del ámbito laboral, la discriminación salarial, jornada a tiempo parcial, ausencias del mercado laboral para atender la reproducción humana que ni cotiza ni se paga -Reivindicación histórica de las amas de casa-.

Es necesario un cambio en las actitudes y comportamiento de los hombres en campos considerados como femeninos tanto en empleos de mujeres como, sobre todo, en el ámbito familiar, principalmente en los trabajos de cuidados de las personas dependientes. Mientras esta mayor implicación de los hombres no se produzca va a ser muy difícil, por no decir imposible, eliminar las desigualdades entre mujeres y hombres y conseguir, así, la igualdad real.

En el nuevo modelo social y económico al que nos encaminamos no podemos mantener los errores del pasado. Es el momento de atrevernos a las reformas que nos traigan un futuro con más oportunidades para todos.

Por todo lo anteriormente expuesto, solicitamos a las distintas Administraciones:

A) Erradicar la inestabilidad, el desempleo y la temporalidad que sigue afectando esencialmente al empleo femenino y a las diferencias retributivas que todavía persisten, y hacer posible que ser madre no sea incompatible con una carrera profesional, y para que dejemos de una vez de tener las condiciones laborales más precarias.

B) Luchar contra la feminización de la pobreza y la exclusión social apoyando a las mujeres en situación de vulnerabilidad, no podemos olvidar a los millones de mujeres que sufren situaciones del todo intolerables en otros lugares del mundo, donde ni siquiera se respeta su derecho a la vida.

C) Establecer claúsulas sociales en los pliegos de condiciones de los contratos y subvenciones de las administraciones públicas que garanticen la igualdad.

D) Que se cubra con dinero público la suscripción de fondos de pensiones a las mujeres amas de casa.

E) Que se promueva la igualdad real y efectiva en todas las políticas públicas y en la sociedad.

F) Que se restituya el Plan Educa 3, la suspensión de tasas en educación infantil de 0 a 3 años y las becas comedor ya que cada día se saben casos de menores que pasan hambre y que el comedor escolar está siendo la alternativa.

Por todo ello, apostamos por una Igualdad de oportunidades que genere más oportunidades para quien más lo necesitan, solicitando la implicación de las administraciones para que trabajen con nosotras en el reto de la igualdad en el acceso al empleo, y de percibir un sueldo digno e igual al del hombre.

Desde el Consejo Municipal de la Mujer, pedimos a mujeres y hombres que en este 8 de marzo, nos unamos a la lucha por una sociedad más justa y más libre. Todas y todos juntos es más fácil avanzar.