El Centro Municipal de Servicios Sociales ha acogido durante los meses de julio y agosto una nueva edición de los Talleres Prelaborales de Verano, un programa promovido por el Área para la Igualdad y el Desarrollo Social y Cultural del Ayuntamiento de Montilla mediante el que se pretende favorecer la incorporación al mercado laboral de jóvenes con edades comprendidas entre los 12 y los 15 años, algunos de los cuales presentan alguna minusvalí. Estas instalaciones municipales han sido hoy escenario de una entrega de diplomas como punto y final y colofón a esta actividad formativa.

Los talleres, que han contado en esta ocasión con 65 alumnos, ofrecen alternativas positivas de ocio y tiempo libre para los jóvenes y, según ha puesto de manifiesto el teniente de alcalde del Área para la Igualdad y el Desarrollo Social y Cultural, Emilio Polonio, “favorecen la orientación personal y vocacional de los adolescentes para prevenir posibles conductas de riesgo”.

La edición de verano de los Talleres Prelaborales oferta formación teórica y práctica en materias como peluquería, electricidad, restauración en hostelería y bisutería y complementos. “Este programa no sólo nos permite acercar a los participantes al mundo profesional, sino que nos da la oportunidad de trabajar temas relacionados con la prevención del absentismo escolar o el abandono temprano de la escolarización”, ha comentado Emilio Polonio, quien ha valorado positivamente “el interés que han mostrado los adolescentes montillanos por esta actividad”.

“Se trata de talleres eminentemente prácticos, que son impartidos por profesionales en cada una de las materias”, ha explicado Emilio Polonio, quien ha insistido en que “a través de estas actividades tenemos la oportunidad de trabajar además con los jóvenes en la resolución de conflictos de manera pacífica, así como en la prevención del consumo de alcohol y otras drogas”. A su vez, el programa académico de los Talleres Prelaborales de Verano contempla la posibilidad de incidir en habilidades y valores relacionados con el respeto hacia los demás y hacia uno mismo, así como en el cumplimiento de los horarios y de determinadas responsabilidades, como la preparación a su incorporación al mundo laboral. “También es importante la labor de integración que de manera indirecta se lleva a cabo con esta actividad al posibilitar que sirva para la formación de personas con alguna minusvalía”, ha añadido el concejal.