El Ayuntamiento de Montilla ha recepcionado esta mañana la nueva biblioteca municipal y la Casa de la Juventud en la calle Ronda de Curtidores una vez que la empresa constructora ha dado por finalizadas las obras de esta última fase. Federico Cabello de Alba, alcalde del municipio, anunció que la ocupación del nuevo edificio será “progresiva” y que comenzará con el traslado de las oficinas técnicas de las concejalías de Cultura, Festejos, Patrimonio Histórico y Juventud.

Con la firma de la acta de la recepción concluye un periodo de ocho meses de obras. En agosto de 2012, el Consistorio contrataba la ejecución de esta fase de obras con la sociedad Hijos de Rafael Muñoz Parra por 659.819 euros tras una licitación en la que habían participado 35 empresas. Con esta contratación se retomaba la construcción de un edificio tras la interrupción sufrida en el año 2007 como consecuencia de la disolución de la empresa a la que la Diputación de Córdoba, vía Planes Provinciales, le había encargado la ejecución de lo que inicialmente iba a ser con exclusividad la Casa de la Juventud.

En este sentido, el regidor montillano recordaba ayer “las gestiones de la actual corporación para desbloquear toda la problemática que ha rodeado este edificio”, gracias al convenio suscrito con la propia Diputación y la modificación del proyecto inicial para la ubicación en este mismo espacio de la biblioteca municipal, actuación que se ha financiado con fondos europeos dentro del proyecto Solera.

Las diferentes fases de edificación han dado como resultado la división del edificio en dos módulos. En el cuerpo exterior se situarán las dependencias administrativas de las concejalías de Cultura, Festejos y Patrimonio Histórico, además de la propia Casa de la Juventud, que incluye salas polivalentes para cursos y exposiciones y una ciber-aula.

El módulo interior se dedicará a la biblioteca municipal. En la planta alta, de unos 800 metros cuadrados, se localizarán la sala de lectura y préstamo, sala de estudio, sala infantil y sala de colección local. En la planta baja, se situarán dos talleres y un salón de usos múltiples para actividades literarias y de animación a la lectura. Ambos edificios quedan separados por un patio ideado no sólo como lugar de relación y descanso sino también para dar cabida a actividades al aire libre.

Federico Cabello de Alba reconoció que “las nuevas instalaciones vendrán a mejorar las condiciones en las que se prestan actualmente los servicios municipales que aquí se van a ubicar, más cómodas para usuarios y trabajadores”, poniendo especial énfasis en la biblioteca. “Actualmente la biblioteca municipal dispone de 74 puestos de lectura, por debajo de la media provincial, algo que va a cambiar en las nuevas dependencias”, añadió.

En cuanto a la puesta en funcionamiento de las instalaciones, el acalde adelantó que “la ocupación será progresiva, comenzando por las oficinas administrativas y finalizando por la propia biblioteca, para cuyo traslado se elegirá la fecha que menos interrumpa sus ritmos habituales”.

Última fase, pendiente de licitación
Con la recepción de la parte central del edificio, al Ayuntamiento sólo le resta la adecuación del patio trasero y la finalización del aparcamiento en el sótano para dar por finalizada la actuación por completo. Su ejecución no afectará al funcionamiento del resto de las dependencias.

El proyecto técnico ya ha sido elaborado por los servicios técnicos municipales, con un presupuesto de licitación de 387.000 euros y un plazo de ejecución de tres meses. El Consistorio espera disponer de toda la documentación administrativa en pocos días para proceder a la licitación.