La Teniente de Alcalde de Servicios, Obras Públicas y Medio Ambiente, Raquel Casado, ha informado esta mañana de que el Ayuntamiento montillano se sumará el próximo sábado a la campaña “la hora del planeta” que pone en marcha la asociación WWF desde el año 2007.

Raquel Casado ha explicado que el objetivo “es concienciar a la ciudadanía que con pequeños gestos, como el que se hará este sábado en todo el planeta de apagar la luz durante una hora, podemos conseguir muchos beneficios para el planeta”.

Así el Ayuntamiento montillano ha decidido que el próximo sábado apagará las luces ornamentales del exterior del Ayuntamiento, las de la Plaza de la Rosa, las del Teatro Garnelo y de la Parroquia de Santiago.

Hemos de entender que el modelo energético que tenemos proviene en su mayoría de fuentes fósiles, y que este consumo genera una gran cantidad de dióxido de carbono que genera gases efecto invernadero que acentúan el cambio climático”, ha explicado Casado.

La responsable de Medio Ambiente del consistorio montillano ha pedido la implicación de los ciudadanos en esta campaña ya que “a nivel individual son muchas las acciones que se pueden hacer para contribuir a frenar el cambio climático”. Entre ellas Raquel Casado ha indicado el apagar las luces cuando no se utilizan, aprovechar el calor residual cuando se cocina, ir en bicicleta o andando en nuestros desplazamientos habituales o plantar más árboles “como hemos estado haciendo en el Ayuntamiento durante la pasada campaña de reforestación”.

Desde el equipo de gobierno estamos convencidos de que hay que trabajar contra el cambio climático, por ello estamos trabajando en poner en marcha medidas que ayuden a mitigar el cambio climático”. La delegada de Medio Ambiente ha indicado como medidas a tomar el cambio de iluminarias del alumbrado público por otras de tipo led, la instalación de fuentes de energía renovables para el consumo de algunos edificios municipales o instalar una manta térmica en la piscina cubierta para evitar pérdidas de calor.

Además Raquel Casado ha hecho alusión a la campaña de reforestación que se ha puesto en marcha por el Ayuntamiento. “Cada hectárea de árboles plantados en estado adulto absorve 2,6 toneladas de dióxido de carbono, si conseguimos que todo lo plantado en estos meses llegue a adulto podemos absorber al año hasta 4 toneladas de dióxido de carbono. Por todo ello animo a la población a que se sume el sábado de ocho y media a nueve y media de la noche a apagar las luces de su casa y que contribuyan de esta forma a dar un respiro a nuestro planeta”, ha concluido.