El teniente de alcalde de Hacienda del Ayuntamiento de Montilla, Antonio Millán, ha anunciado que el Consistorio dispondrá este año de 14,8 millones de euros de presupuesto, “unas cuenta que en total son un 11% menores que las de 2010”, ha añadido. “El presupuesto de 2011 presenta ciertas dificultades que son consecuencia de la realidad económica actual y que se traducen en la caída importante de los recursos que vienen de otras administraciones respecto a las cuentas de otros años y el desplome de dos fuentes de financiación como el impuesto de construcciones y las plusvalías, que significaron en años anteriores ingresos económicos importantes; de hecho, la recaudación municipal por estos últimos impuestos indirectos ha caído en total un  70% en los dos últimos años”, ha detallado el edil responsable de Hacienda.

Antonio Millán ha indicado asimismo que otra restricción a tener en cuenta es la imposibilidad de pedir préstamos para atender inversiones, por no cumplir, “como ocurre en la mayoría de los ayuntamientos españoles”, con el límite de contar con una deuda por debajo del 75% de los ingresos corrientes. “En todos los años anteriores se ha estado muy por encima de ese límite y debemos recordar al respecto que la deuda que heredó este equipo de gobierno socialista del anterior de IU ya estaba también muy por encima de este nuevo límite impuesto recientemente por el Gobierno central”, ha puntualizado el concejal, quien ha indicado que por ello “se deben diseñar ahora unas partidas en las que no cabe el endeudamiento para la financiación de inversiones”.

El teniente de alcalde ha insistido en que “todo esto nos obliga a la confección de un presupuesto que inevitablemente será más austero y que cubrirá básicamente todos los servicios esenciales, teniendo como preocupación prioritaria el mantenimiento de la capacidad de generar empleo”. Antonio Millán ha hecho especial hincapié en que pese a estos problemas “a la hora de aplicar las partidas, el equipo de gobierno tendrá con como fin prioritario, además del mantenimiento de los servicios básicos municipales, el de todos aquellos programas que impliquen gasto de carácter social, así como el pago a proveedores en plazos adecuados, de tal forma que las dificultades y restricciones contempladas en el presupuesto no supongan un obstáculo para el normal funcionamiento de las empresas montillanas y no perjudiquen a los puestos de trabajo que de ellas dependen”. Asimismo, ha resaltado que también se tendrá en cuenta, a la hora de la aplicación, el apoyo al tejido productivo relacionado con aspectos culturales o sociales de manera que se propicie el mantenimiento de los empleos vinculados a esas áreas productivas.
.
El concejal ha destacado que el hecho de que este año se haya abordado la confección del presupuesto en enero se debe a que los servicios económicos municipales aconsejaban esperar a la liquidación de las cuentas de 2010, “para saber con más grado de certeza el comportamiento de los ingresos y gastos del pasado año”, y a que va a ser gestionado por dos corporaciones distintas. Antonio Millán ha añadido que el equipo de gobierno socialista ha pedido aportaciones al resto de grupos municipales para el diseño final de unas cuentas que ha insistido en definir como “austeras”.