Montilla ha visto incrementado su número de trabajadores en ayuda a domicilio de 18 a más de 80 en apenas algo más de dos años. “La ayuda a domicilio es todo un yacimiento de empleo; tiene una buena salida laboral, por lo que una decena de desempleados se van a beneficiar del curso de Atención Sociosanitaria a Personas en el Domicilio que ha dado comienzo hoy”, ha indicado la teniente de alcalde de Desarrollo Económico, Aurora Barbero, quien ha presentado esta actividad formativa junto al teniente de alcalde para la Igualdad y el Desarrollo Social y Cultural, Emilio Polonio. “Los 10 alumnos han sido seleccionados por el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) de entre los inscritos en el Plan de Medidas Extraordinarias para la Mejora de la Empleabilidad de las Personas Demandantes de Empleo (Plan Memta) de la Junta de Andalucía. Del ramillete de cursos que nos presentaron, creímos que éste era el más indicado por la capacidad de reciclaje que tiene para los desempleados”, ha insistido la responsable municipal de Desarrollo Económico. “No se ha establecido ninguna edad para los alumnos; no obstante, los hay desde los 28 hasta los 52 años”, ha apostillado.

 

 

El curso consta de 634 horas y en él se incluyen los módulos de higiene y atención sociosanitaria, atención y apoyo psicosocial domiciliario, atención domiciliaria y alimentación familiar, prácticas no laborales, sensibilización ambiental, prevención de riesgos laborales e igualdad de oportunidades. “La fecha de conclusión prevista para el curso será el próximo mes de agosto”, ha recalcado Aurora Barbero, quien ha insistido en que “además, a los alumnos se les formará con medidas de inserción laboral y técnicas de búsqueda de empleo. Desde el Ayuntamiento de Montilla creemos importante este tipo de formación dado que la ciudad es un referente en la prestación del servicio de ayuda a domicilio”. La concejala ha indicado que los objetivos que se persiguen con los distintos módulos son los de “capacitar a los profesionales para la asistencia sociosanitaria a personas en situación de dependencia, mejorar la calidad y eficacia de esa asistencia sociosanitaria, conocer tanto las características y necesidades de atención higiénicosanitaria como la administración de alimentos y tratamientos a personas dependientes, entrenar para mejorar de las capacidades físicas y primeros auxilios de los vecinos a los que se atiendan, fomentar el mantenimiento, limpieza y organización del domicilio de esas personas dependientes y potenciar su mantenimiento y rehabilitación psicosocial y contribuir a la mejora y el apoyo a las gestiones cotidianas de las personas beneficiarias del servicio”.

 

 

“La finalidad también es la de formar a las personas que están interesados en trabajar como auxiliares de ayuda a domicilio con un curso en el que adquieren los conocimientos teóricos necesarios para prestar esa ayuda a domicilio, así como las habilidades y destrezas para la asistencia y el manejo del estrés y afrontamiento de situaciones críticas con la persona dependiente”, ha resaltado Emilio Polonio. El teniente de alcalde para la Igualdad y el Desarrollo Social y Cultural ha insistido en las posibilidades de trabajo que se le pueden abrir a los alumnos “dado que la ayuda a domicilio es un importante yacimiento de empleo”. Emilio Polonio ha recordado que en Montilla se atiende a más de 200 personas dependientes “con un servicio que varía en función del grado de dependencia del beneficiario. Así, los grandes dependientes con nivel 2 reciben entre 70 y 90 horas; entre 55 y 70 horas los valorados como grandes dependientes nivel 1; entre 40 y 55 horas para quienes tienen dependencia severa nivel 2; y entre 30 y 40 horas para los dependientes severos nivel 1. Según el concejal, “el objetivo último del servicio municipal de ayuda a domicilio no es otro que el de conseguir que las personas mayores y dependientes de Montilla se mantengan en sus domicilios el mayor tiempo posible y en las mejores condiciones de vida, de ahí que el trabajo que presta en este sentido la empresa montillana Monsecor resulta un apoyo fundamental para los familiares cuidadores”.