La ONG para el Desarrollo Madre Coraje, con la financiación del Consistorio de Montilla, ha llevado a cabo el primer año de un proyecto que fomenta el mercado local y regional de la subcuenca del río Vilcabamba en la región peruana de Apurimac. Este proyecto ha beneficiado a más de 6.700 personas de forma directa y a casi 3.000 de manera indirecta. “El Ayuntamiento ha aportado casi 10.000 euros a un proyecto que se nos presentó dirigido a contribuir a incrementar los ingresos de las familias de la subcuenca del río Vilcabamba, a través de la construcción de una represa y de la mejora de canales de riego, así como de la forestación y protección de praderas, implementación de parcelas agroecológicas, formación de promotores, fortalecimiento de organizaciones de productores y de la equiparación de centros de acopio y transformación y saneamiento de la titularidad de tierras comunales”, ha matizado la teniente de alcalde de Desarrollo Económico, Aurora Barbero.

El objetivo de este proyecto es la organización de la producción agrícola, por ello, entre los logros alcanzados, cabe destacar la creación de la Asociación de productores y acopiadores agropecuarios de la sub cuenca del río Vilcabamba, que comprende a un total de 465 familias productoras; éstas han acopiado seis toneladas de tara que fueron comercializadas a mercados nacionales e internacionales a través de la empresa Ecológicos Compal del Perú.

La teniente de alcalde ha insistido en que “las metas previstas se han visto superadas por el esfuerzo y el trabajo de la mano de obra local y por los aportes de la municipalidad provincial de Grau. La cifra alcanzada, en la protección de praderas naturales y plantación forestal nativa, ha sido de 273.000 plantones instalados, aumentando con creces los 50.000 plantones fijados previamente”, ha insistido.

La concejala ha informado de que, por otra parte, 221 familias están instalando sus composteras para la elaboración de abonos orgánicos, con la intención de no usar agrotóxicos químicos en su producción agrícola; conseguir rendimientos sostenibles y permitir mantener e incrementar la fertilidad de los suelos a través de la incorporación de la materia orgánica (abonos orgánicos, compost, humus de lombriz…). Además, se ha construido una represa en la comunidad de Ratkay y cinco sistemas de riego por aspersión consiguiendo que en época de estiaje se mantenga el caudal hidrológico para ser aprovechado en 290 hectáreas.

“Este tipo de proyectos promovidos por Madre Coraje, y apoyados por el Ayuntamiento de Montilla, sirven de estímulo al compromiso e implicación para que las poblaciones peruanas puedan lograr unas condiciones de vida dignas”, ha recalcado Aurora Barbero.