La concejala de Igualdad, Dolores Gil, ha presentado las XI Jornadas Mujer y Salud con las que el Ayuntamiento pretende fomentar prácticas saludables entre el colectivo femenino.

La iniciativa se enmarca dentro del programa de actos del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, que se conmemora el 28 de mayo, y que persigue “mejorar la salud de las mujeres y aumentar su calidad de vida mediante la información, la formación y el apoyo mutuo entre las participantes”, según ha puesto de manifiesto la responsable municipal de Igualdad.

Las actividades diseñadas desde el Centro Municipal de Información a la Mujer comenzarán el próximo 17 de mayo, a partir de las 17:00 horas, en la Casa del Inca, “donde se llevará a cabo la charla ‘Corresponsabilidad, conciliación, igualdad…¿dónde estamos?’, que impartirá la profesora y formadora de profesores María Domínguez Márquez”, ha informado Dolores Gil, quien ha añadido al respecto que “con esta actividad, incluida en el Programa Conciliam, se pretende analizar y reflexionar acerca de los beneficios y la mejora de la calidad de vida que supone la organización de un entorno laboral y familiar que permita la conciliación del trabajo productivo, las responsabilidades familiares y la vida personal”.

Dolores Gil ha adelantado asimismo que las actividades de las XI Jornadas Mujer y Salud continuarán con el taller ‘Técnicas para el autocuidado personal’, “que tendrá lugar los días 19 y 26 de mayo en el Centro Municipal de Servicios Sociales y de la Mujer ‘Lola López Baena’ y que se desarrollará entre las 16:30 y las 20:30 horas”, ha destacado la concejala. La responsable municipal de Igualdad ha puntualizado que en dicho taller, impartido por la psicóloga Elena Luque Jurado, se aprenderá, entre otras cosas, a mejorar la autoestima, así como técnicas de relajación, de autocontrol emocional, de autoaceptación y autovaloración y el poder de la musicoterapia.  

La edil montillana ha reseñado que “el ritmo vertiginoso de nuestra sociedad hace que, ante cualquier problema o necesidad, recurramos a soluciones poco recomendables que, a medio plaza, nos pasan factura”. En ese sentido, Gil ha añadido que “a las mujeres se nos educa, incluso todavía, para ser cuidadoras de las demás personas, a quienes solemos dedicar más tiempo y dedicación que a nosotras mismas; por lo que pensamos que las enseñanzas de este taller pueden ser muy útiles”.