El Consistorio ha decidido intervenir en la totalidad de la misma en un primer tramo hasta la calle Palomar, lo cual no afectará en demasía a la duración

El Consistorio ha decidido intervenir en la totalidad de la misma en un primer tramo hasta la calle Palomar, lo cual no afectará en demasía a la duración

El Ayuntamiento de Montilla, tras los últimos avances de las obras de ejecución de la reurbanización para la mejora de la accesibilidad en la Puerta de Aguilar, en su fase 1, ha informado a través de su delegación de Urbanismo sobre una propuesta de modificación de la intervención, confinanciada al 80% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional en el marco del programa Operativo Plurirregional de España 2014-2020 y al 20% con fondos municipales. Unas modificaciones que han venido originadas por circunstancias sobrevenidas surgidas durante la ejecución de las obras y difíciles de prever en el momento de redacción del proyecto. Una modificación que va a suponer un incremento de unos 16.000 euros con respecto al total licitado y que saldrá de la reducción presupuestaria que se produjo en el momento de la contratación de la empresa ejecutora.

El alcalde Rafael Llamas ha explicado que “es una obra muy demandada por los vecinos y muy necesaria, ahora más una vez que hemos conocido cómo estaban las infraestructuras soterradas, lugares incluso que había peligro de hundimiento prácticamente inminente”, indicando que “las obras van a buen ritmo” y cree que “esta modificación va a redundar en tener un tramo totalmente finalizado y en el futuro vamos a molestar menos a los vecinos”, pues “prácticamente no se modifica la duración de la obra”.

Por su parte, Raquel Casado, concejala de Urbanismo, ha expuesto que “si bien inicialmente la obra estaba planteada para que hiciéramos un tramo longitudinal, es decir, aparte de la plaza del Ayuntamiento, el acerado derecho hasta la Avenida de Andalucía, se han encontrado unas instalaciones de telefonía de unas dimensiones considerables que no estaban en las bases de datos que se utilizan”, por lo que “junto al mal estado en que se encontraba el ancho de la calzada, la propuesta técnica es actuar en la totalidad de la anchura de la calzada y para poder ajustar el presupuesto que teníamos, se va acortar el tramo de actuación hasta la calle Palomar”.

Asimismo, la edil matizó que “la tubería que nos va a dar una segunda red de abastecimiento sí que se va a meter hasta el inicio de la Puerta de Aguilar y también se va a hacer una ampliación del acerado de manera provisional hasta que comencemos la segunda fase”, cuya intención es “comenzar casi de manera seguida, ya se está buscando el presupuesto, para que no haya un parón y generar al final el menor impacto posible sobre el tráfico y en los vecinos”.

Según el informe técnico, la modificación se debe, por un lado, a que la calzada en toda su anchura se encuentra en muy mal estado de conservación con socavones bajo el firme de hormigón provocados por el deficiente estado de la red de alcantarillado, con el consiguiente peligro de hundimiento de la calzada durante la ejecución de las obras o con posterioridad a las mismas, y por otro, se ha detectado la existencia de instalaciones de telefonía soterradas que no fueron detectadas durante la redacción del proyecto conforme a la información gráfica proporcionada por la base de datos “inkolan” gestora de la información digital de infraestructuras de agua, gas, electricidad, y telecomunicaciones, entre ellas la existencia de tres cámaras subterráneas.