El área de Infraestructuras, Urbanismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Montilla está ejecutando la construcción de 48 nuevas sepulturas en el Cementerio Municipal. Según la teniente de alcalde, Raquel Casado, “con esta nueva actuación se ejecuta la segunda fase de 192 sepulturas que se inició en 2014 con la construcción de 144 enterramientos”.

 

Como ha explicado la arquitecto técnico municipal, Marina Gil, las nuevas sepulturas, de formato idéntico a las construidas en 2014, “disponen de dos enterramientos bajo rasante cada una, distribuidas en 6 filas de 8 sepulturas en cada fila y repartidas en una longitud de 9,25 metros y un ancho de 16,40 metros”.

Se actúa sobre un espacio de 151,70 m², superficie ocupada actualmente por los cuadros de San Miguel Arcángel y San Bernabé Párvulos.

 

El Cabildo destinará unos 39.900 € para la ejecución de estas obras, que serán realizadas por la empresa local NAESHIN S.L, en un plazo previsto de 2 meses.

 

Asimismo, el Ayuntamiento tiene previsto completar esta actuación con cargo al Plan de Fomento de Empleo Agrario (PFEA) correspondiente al año 2019, con la renovación de 132 sepulturas en el cuadro de San Bernardo para adecuarse al Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria vigente, que exige que las sepulturas tengan unas fosas de dimensiones mínimas de 0,80 metros de ancho, 2,10 metros de largo y 2,00 metros de profundidad. También se procederá a la pavimentación con adoquines de hormigón vibrado en pasillos de entrada, la instalación puntual de una nueva red interior de abastecimiento y la colocación de barandillas.

 

Gracias a estas dos actuaciones, con las que el cementerio municipal contará para 2020 con 180 sepulturas más, se prevén cubrir las necesidades de espacio tanto a corto como a medio plazo”, ha subrayado Casado.

 

La necesidad de espacio para la construcción de enterramientos en el Cementerio San Francisco Solano de Montilla motivó, ya en los años 90, la ampliación del recinto mortuorio hasta la margen del camino Duernas y los jardines del recinto, dado que en la zona antigua solo existía un vacío en el cuadro de San Felipe y los cuadros de San Miguel Arcángel, San Bernabé Párvulos y San Bernardo, todos ellos en régimen de alquiler en un 90 % de su ocupación. Gracias a las distintas actuaciones desde aquel entonces, se ha llegado a colmatar la totalidad de la zona de ampliación del cementerio y el vacío del cuadro San Felipe.