El antiguo parvulario 'El Castillo' acogerá a partir del próximo mes de septiembre el Centro de Atención Temprana una vez que finalicen las obras de reforma y adaptación que ejecuta el Ayuntamiento de Montilla en el edificio situado en la calle Iglesia. El teniente de alcalde de Promoción Social, José Repiso, anunció durante su visita a las instalaciones que “el nuevo espacio vendrá a mejorar la atención que reciben a diario los menores”.

Según el proyecto elaborado por los tecnicos del Área de Urbanismo, la intervención se centra en la planta baja del antiguo inmueble educativo, donde está prevista la creación de cinco salas: tratamiento familiar, fisioterapia, logopedia, estimulación global y un despacho para gestiones administrativas. Asimismo, se redistribuyen los aseos para habilitar uno de ellos para personas de movilidad reducidad y se actúa en el patio exterior y en la zona de acceso con el fin de adecentar el espacio para su nuevo uso.

El Ayuntamiento adjudicó el pasado mes de mayo la ejecución de dicha obra por 34.222 euros con cargo a la partida municipal de inversiones para este año y, tras dos meses de obras, se espera que  la empresa constructora no tenga problemas para finalizar a finales de mes.

Desde que en 2003 el Ayuntamiento asumiera la gestión del Centro de Atención Temparana, el número de usuarios se ha incrementando hasta los 110 actuales, una cifra que limita los servicios que se prestan en su actual ubicación en la Casa de la Cultura. José Repiso explicó que “debido a las malas condiciones en que se encontraban las actuales instalaciones, unido a la falta de requisitos arquitectónicos y legales de las mismas, comenzamos a trabajar recién llegados al gobierno en buscar el sitio idóneo y los recursos económicos para poder afrontar la obra”. “No ha podido ser hasta los presupuestos del 2012 cuando contemplamos una partida para adaptar el antiguo parvulario”, añadió el concejal.

Repiso, que se mostró convencido de que el traslado se completará a lo largo del mes de septiembre, confía en que la nueva sede repercuta directamente en la atención a los menores. “Si todas las obras son importante y mejoran la calidad de vida de las personas, de esta hemos de sentirnos especialmente orgullosos, ya que van dirigidas a los más débiles, niños que además necesitan una especial y precoz atención”, subrayó el edil de Servicios Sociales.

El Centro de Atención Temprana atiende todos los días a menores que llegan de toda la comarca y cuenta con un equipo profesional formado por un psicólogo, una logopeda y una fisioterapia. Gracias al convenio suscrito en su día, la Consejería de Salud es la encargada de abonar las retribuciones de los trabajadores.