El alcalde de Montilla, Federico Cabello de Alba, ha asegurado que el Ayuntamiento “ha reducido casi a la mitad” el coste de la LVI Fiesta de la Vendimia Montilla-Moriles respecto a la edición de 2010. Tanto Federico Cabello de Alba, como responsables de las otras entidades implicadas en la organización de la Fiesta, el director gerente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, Enrique Garrido, y la presidenta de la Hermandad del Señor en la Santa Cena, María Santísima de la Estrella y Nuestra Señora de las Viñas, Valle Ríos, han coincidido en resaltar que “la buena acogida que ha tenido esta última edición de una celebración que es más que una Fiesta y de la que tenemos claro que es un magnífico escaparate para mostrar a todo el mundo los productos y la riqueza de Montilla”. El alcalde ha indicado que “para ello debíamos conseguir, como así ha sido, una mayor participación e implicación directa tanto de los montillanos como del propio sector, que se había quedado un poco al margen del avance de la Fiesta”. El regidor ha añadido que otro de los objetivos cumplidos es una mayor comunicación y coordinación entre las entidades organizadores, y no ha olvidado reseñar la meta de “alcanzar una mayor implicación y participación de las localidades que engloban la Denominación de Origen Montilla-Moriles. “Todo ello tenía que estar presidido, dados las actuales condiciones económicas, por una mayor austeridad, conseguida gracias a que hemos pasado de los 90.000 euros de coste en 2010 a los 50.000 euros de la edición de 2011”.

Las tres entidades organizadoras han destacado “la repercusión que ha tenido fuera de Montilla esta edición de la Fiesta de la Vendimia y la destacada participación de los montillanos en ella, como ocurrió en el acto del nombramiento de Jesús Quintero como capataz de honor, en el que esa participación fue muy superior a la de ediciones anteriores”, ha resaltado el primer edil. Federico Cabello de Alba ha hecho hincapié, al respecto, en que “en ese acto de nombramiento coincidió el hecho de que por primera vez los montillanos podían participar de una forma masiva en ese acto con las expectativas de ver el recién restaurado Castillo del Gran Capitán -donde tuvo lugar el relevo de capataz de honor-, y el efecto mediático y popularidad enorme de Jesús Quintero. Todo ello provocó un desbordamiento de nuestras previsiones de asistencia; en el Castillo se dieron cita más de 2.000 personas y nosotros estamos encantados de que el problema haya sido la excesiva asistencia de público, ya que nuestra preocupación hubiera sido lo contrario, que se nos hubieran quedado vacías algunas de las casi 500 sillas que preparamos en el recinto”, ha matizado el alcalde. No obstante, Federico Cabello de Alba ha aprovechado para pedir disculpas a aquellas personas que no pudieron entrar a la fortaleza recordando que el espacio en la Casa del Inca –donde hasta ahora se venía celebrando el nombramiento- era menor y cabía mucha menos gente. “Para el año que viene buscaremos la manera de conseguir acceso para todo el mundo y que nadie tenga que soportar ningún tipo de molestias”, ha añadido.

El director gerente de Montilla-Moriles ha coincidido “totalmente” con el alcalde y ha destacado el consenso a la hora de distinguir a los primeros capataces de campo y bodega de la Fiesta de la Vendimia en las personas del presidente de la Cooperativa La Aurora, Juan Rafael Portero, y del presidente de Bodegas Toro Albalá, Antonio Sánchez. “También estoy de acuerdo con Federico y con Enrique en que ha sido una gran Fiesta de la Vendimia, con un gran participación”, ha señalado Valle Ríos.

El programa de actos continuará el próximo viernes con la inauguración en el Paseo de las Mercedes de la VII Fiesta del Vino y de la Tapa con 13 stands en los que se repartirán siete bodegas y seis restaurantes.