El alcalde de Montilla, Federico Cabello de Alba, y el presidente de la Fundación Social Universal, José Ríos, han inaugurado la nueva sede del Hogar de Tardes Mamá Margarita en las instalaciones municipales del antiguo parvulario del colegio Beato Juan de Ávila en la avenida Marqués de la Vega de Armijo, edificio sin uso desde hace años cedido por el Consistorio para esta iniciativa de carácter social.

El proyecto del Hogar de Tardes Mamá Margarita inicia en esta sede una nueva etapa después de tres años de funcionamiento en el Colegio Salesiano vinculado también a la Fundación Don Bosco. En esta nueva fase, la Fundación Social Universal y el Ayuntamiento asumen la dirección del proyecto con una aportación económica por parte municipal de 20.000 euros. Además, el Consistorio ha hecho obras en el recinto por valor de 4.000 euros, con ayuda del alumnado de los Módulos Ocupacionales, dotando al centro de cuatro salas.

Desde su inicio, el Hogar de Tardes Mamá Margarita se planteó como un espacio en el que brindar a los menores en riesgo de exclusión social, los apoyos necesarios para favorecer su desarrollo afectivo, social, físico y académico, en un ambiente cálido, afectivo, seguro, lúdico y educativo. En síntesis, se trata de un proyecto con una filosofía preventiva que busca la promoción social de los menores más necesitados.

Cada tarde, el centro recibe a 30 menores, propuestos por los centros educativos y derivados directamente de los Servicios Sociales Municipales, y participan en diferentes talleres, además de realizar la merienda. Pero no solamente se interviene con los menores, un trabajo integral no puede dejar fuera a las familias. Para ello, se llevan a cabo reuniones individualizadas, conversaciones informales constantes y unos talleres que para las madres, además de ser un espacio donde aprender nuevos recursos educativos, supone un respiro en sus quehaceres diarios y un importante punto de apoyo.

Para Federico Cabello de Alba, el Hogar de Tardes Mamá Margarita representa “uno de los proyectos más esperanzadores de los que se realizan en Montilla, estas actividades son las que merece apoyar y aunque aquí el ayuntamiento ha cedido edificio, lo más importante no es continente sino el contenido, la extraordinaria labor que monitores y voluntarios practican cada tarde con los niños”.

El presidente de la Fundación Social Universal ha subrayado que “la inauguración de la nueva sede es un paso importante para consolidar este proyecto, con el que colaboran numerosos voluntarios y entidades como el propio Ayuntamiento y la Fundación la Caixa, que aportan importantes cantidades económicas”. José Ríos ha esgrimido que “solo una sonrisa que se arranque a un niño ya justifica el esfuerzo que se hace aquí”, puesto que “los niños merecen todo”.

El proyecto cuenta además con un valor añadido que lo enriquece y le da solidez. Al ser una iniciativa innovadora en la localidad, ya que hasta ahora no se había trabajado de forma tan directa y continuada con estos menores en riesgo de exclusión, ha conseguido crear una “ola de solidaridad” en Montilla que hace que un importante número de personas, empresas y organizaciones colaboren día a día para darle la riqueza que se merece.