El Pleno del Ayuntamiento de Montilla ha aprobado esta noche con el voto a favor de los cuatro grupos municipales el presupuesto municipal para el año 2014 por valor de 16,7 millones, un 4,64% más que las cuentas para el presente ejercicio.

En la presentación del presupuesto municipal, el teniente de alcalde de Hacienda, Miguel Navarro, explicó que el capítulo de gastos registra “importantes subidas” en las partidas del Consorcio de Extinción de Incendios (sube hasta los 547.000 euros, un 48% más) y las obligaciones financieras, hasta 2,3 millones de euros se pagarán a los bancos como devolución de la deuda, en total 272.000 euros más que en 2013. Los ingresos se incrementan fundamentalmente vía IBI (190.000 euros de más) y a través de las Participaciones de los Ingresos del Estado.

Las aportaciones a la Mancomunidad Campiña Sur y la empresa pública Atrium Ulia disminuyen en conjunto 96.000 euros. Por concejalías, las cuentas prevén nuevas partidas para la Concejalía de Comercio (30.000 euros) y los planes de promoción turística de la ciudad (24.000 euros), mientras que la ampliación del cementerio (160.000 euros) lidera el capítulo de inversiones.

Miguel Navarro dijo que “se trata de un presupuesto que ningún grupo lo quisiera” pero reconoció que “se ha negociado con buen talante, incorporándose propuestas de todos los grupos”. El teniente de alcalde se refería así a la propuesta del PA sobre una bolsa social de 18.000 euros para bonificar el pago de los recibos del IBI y la basura de las familias más necesitadas, la inclusión de un plan de empleo municipal planteado por el PSOE con un importe de 154.000 euros (frente a los 200.000 euros de la propuesta inicial) y el mantenimiento de la relación de puestos de trabajo y la gestión de la Oficina de Juventud como proponía IU.

Asimismo se habilita una partida de 20.000 euros para la dotación de un segundo acceso al nuevo IES Emilio Canalejo, en construcción, gracias a una enmienda del grupo socialista.

En la ronda de intervenciones, el andalucista Francisco Raigón definió el nuevo presupuesto “como el mismo que el del 2013”, “sin apenas cambios ni novedades”, y centró su crítica en Aguas de Montilla y Atrium Ulia, cuyos presupuestos rechazó votando en contra.  

Desde Izquierda Unida, Agustín García afirmó que pese a su voto favorable, “el presupuesto defrauda las expectativas de los montillanos que confiaron en el PP, pues no aporta ninguna de esas soluciones que vendía para Montilla”. En la línea marcada por el PA, el portavoz de IU reconoció “el carácter social del Presupuesto gracias a la aportación del plan de empleo municipal incluido por el grupo socialista”.  

La portavoz del PSOE, Rosa Lucía Polonio, avanzó que los socialistas esperaban “el presupuesto del empleo, el presupuesto de la bajada de impuestos, el presupuesto del desarrollo económico”, máximo “cuando es el tercer presupuesto que presentan después de esa tregua de dos años de la que siempre hablaban para poner orden”. Polonio justificó su voto favorable en que “las aportaciones de los grupos han hecho que sí merezca la pena”.

El alcalde montillano, Federico Cabello de Alba, también se refirió a la “voluntad social del presupuesto lograda gracias al consenso conseguido entre todos” porque “si bien la exclusión social de las familias es una preocupación de todos los grupos, conviene recordar que las políticas activas de empleo son competencia de la Junta de Andalucía y no de los ayuntamientos”, en referencia al plan de empleo municipal.

“Congelación” de ordenanzas fiscales
El Pleno aprobó también con los votos a favor de todos los grupos la congelación de las Ordenanzas Fiscales para el 2014, excepto la subida de la tasa del agua, que se incrementa un 1% como proponía el Consejo de Administración de la Empresa Mixta Aguas de Montilla. En este último punto, hizo falta el voto de calidad del alcalde al votar en contra el PSOE y el PA.

Esta subida en la tasa del agua traerá consigo la creación de una bolsa social con 4.000 euros para el pago de las facturas de agua de las familias más necesitadas, que podrán acogerse a esta ayuda a instancias de Servicios Sociales.

Como novedades para las ordenanzas fiscales, se crea una nueva tasa que regula el funcionamiento de los usos en el cementerio y una serie de bonificaciones y reducciones en la prestación compensatoria que están obligadas a pagar las empresas que pretenden instalar sus actividades industriales en suelos no urbanizables.