La teniente de alcalde de Desarrollo Urbano, Ana Belén Feria, ha anunciado esta mañana que la contratación del servicio de recogida y transporte de residuos sólidos urbanos tendrá un precio de licitación de 1.077.000 euros anuales, según aparece en el pliego de prescripciones técnicas en el que han trabajado técnicos y grupos políticos municipales desde el pasado mes de julio.

Dicho documento, que necesita ser refrendado por el Pleno, estipula en ocho años el plazo de concesión del servicio a la empresa que resulte adjudicataria, que se compromete a la subrogación del personal actual que presta este servicio (nueve empleados), a la gestión de un punto limpio fijo y a la dotación de 175 contenedores de superficie (entre orgánicos y de envases), 49 contenedores de papel-cartón y 52 para vidrio.

En cuanto a los 110 contendores soterrados (55 residuos orgánicos y 55 para envases) propiedad municipal, el pliego fija que sea la empresa la que se encargue de su mantenimiento y reposición. En este punto, Ana Belén Feria destacó “la inclusión de una cláusula que nos asegura que los contenedores soterrados estén en perfectas condiciones durante el periodo de contratación, incluso al finalizar este plazo, los contenedores deben de estar en buen estado”.

Según informó la concejala montillana, el nuevo pliego de contratación no introduce novedades en cuanto a la frecuencia de la recogida, que continuará siendo diaria en la zona urbana y en los núcleos de población diseminados, ni en la limpieza de los contenedores y sus alrededores, a lo que se compromete la firma adjudicataria.

Para Ana Belén Feria, “la resolución de este expediente de contratación vendrá marcada por la mejor oferta económica, requisito principal que hemos fijado a la hora de la adjudicación”, de ahí que “el precio de licitación de 1.077.000 euros, IVA incluido, por año pueda aún ser rebajado durante la presentación de ofertas”.

A partir de ahora, el Ayuntamiento de Montilla deberá aprobar el pliego en la próxima sesión plenaria, anunciada para antes de que de acabe el mes de octubre, para proceder a continuación a su publicación en boletín oficial. Desde el Consistorio se calcula que el proceso se alargará durante 75 días, de modo que el nombre de la nueva empresa, “si todo sigue su camino”, no se conocerá hasta el mes de enero o febrero. El nuevo contrato no entrará en funcionamiento hasta el mes de mayo, fecha en la que expira el convenio actual firmado entre Ayuntamiento y EPREMASA.