El Programa Municipal de Ayuda a Domicilio benefició en Montilla durante el último año a una media de 159 usuarios, según ha puesto de manifiesto el último balance realizado por Centro Municipal de Servicios Sociales al respecto. “La aplicación de la Ley de Aplicación de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, así como la entrada en vigor de la Orden que Regula la Ayuda a Domicilio en la Comunidad Autónoma Andaluza han supuesto modificaciones en el desarrollo de la prestación, entre las que destacan la aprobación de un precio único para los usuarios, el incremento de beneficiarios y el aumento también de horas de prestación”, ha insistido el teniente de alcalde del Área para la Igualdad y el Desarrollo Social y Cultural, Emilio Polonio. El informe de Servicios Sociales detalla que si en 2007 se prestaron una media de 29.309 horas y 54.115 en 2008, en 2009 se llegó hasta una media de 84.214 horas prestadas. “Prácticamente, se ha triplicado el número de horas prestadas en todo este periodo”, ha indicado el edil, quien ha hecho hincapié en que “la prestación ha llegado a generar en la ciudad más de 200 puestos de trabajo, entre auxiliares y cuidadores familiares que, hasta el pasado año, no estaban reconocidos como profesionales con alta en la Seguridad Social. Al principio había unos 15 cuidadores y ahora contamos con unos 80”.

Emilio Polonio ha destacado la disminución de casos a nivel municipal frente al importante incremento en número de casos y de horas a través de la nueva Ley de Dependencia. “La gestión del programa es compleja, ya que tiene que dar respuesta a situaciones y contingencias muy diversas. Así, se realizan gestiones de información, incorporaciones, bajas por entrada en residencias o fallecimientos, reingresos, modificaciones y aumento de horas, visitas domiciliarias de seguimiento y tareas de mediación familiar de las que en gran medida resultan consecuencias muy positivas en lo que atención al beneficiario o beneficiaria se refiere”, ha matizado el responsable municipal de Servicios Sociales. El teniente de alcalde ha destacado igualmente que en el caso del acceso al servicio a través de la Ley de Dependencia no se excluye la atención durante los fines de semana. “Esa atención se cubre de lunes a domingo, siempre de forma consensuada con la familia y en función de la realidad social de la misma de manera que se garantice la cobertura del dependiente compaginándola con el respiro para el cuidador principal”, ha incidido Emilio Polonio.


El concejal ha indicado que los beneficiarios de este programa “reciben el servicio con una intensidad que varía en función de su grado de dependencia”. Así, los grandes dependientes con nivel 2 han recibido entre 70 y 90 horas; entre 55 y 70 horas los valorados como grandes dependientes nivel 1; entre 40 y 55 horas para quienes tienen dependencia severa nivel 2; y, entre 30 y 40 horas para los dependientes severos nivel 1. Emilio Polonio ha informado asimismo de que el servicio de ayuda a domicilio registró más de un centenar de solicitudes de prestación durante el último año.

El documento elaborado por Servicios Sociales especifica que la mayor parte de las solicitudes corresponden a mujeres. “En cualquier caso, el grado de autonomía y organización doméstica es mucho más grande en las mujeres que en los hombres, que experimentan niveles de autonomía personal muy bajos, sobre todo si viven solos”, ha puntualizado el teniente de alcalde del Área para la Igualdad y el Desarrollo Social y Cultural. El informe también detalla que, al avanzar la edad, el hecho de vivir en solitario supone un elemento de desarraigo importante que se constituye en la antesala del ingreso en una residencia o en la demanda de atenciones domiciliarias. “La creciente feminización de quiénes viven en soledad, se considera que el 80% son mujeres, ha traído consigo que sean ellas más que ellos quiénes demandan el servicio”, ha incidido Emilio Polonio, quien ha insistido en que destacan sobremanera los casos de personas de entre 60 y 90 años con procesos de falta de autonomía personal, patologías crónicas y agudas, demencias o escaso apoyo familiar frente a otros colectivos de discapacitados. “También se observa un auge de las prestación del servicio a personas con demencias frente a otras que tienen otros problemas derivados de la autonomía personal”, ha relatado el concejal. Emilio Polonio ha hecho especial hincapié en que “la ayuda a domicilio debe ser un recurso complementario a la propia intervención familiar”.