El Programa Menudos Abuelos, dependiente del Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Montilla, ha llegado esta primavera a los institutos de Secundaria de la ciudad. “Es la gran novedad de este programa que trata de contribuir a educar en valores a nuestros niños y jóvenes”, ha indicado el teniente de alcalde del Área para la Igualdad y el Desarrollo Social y Cultural, Emilio Polonio. Desde hoy y hasta el próximo jueves, tres componentes de la Asamblea de Mayores recorren las aulas del Instituto de Educación Secundaria Emilio Canalejo para contar sus experiencias personales vitales a los alumnos de primer curso. “En las sesiones, de una hora de duración, los mayores fomentan valores humanos como el respeto, la no violencia y el esfuerzo y la superación personal, poniendo como ejemplo la figura del agricultor, en algunos casos”, ha matizado el concejal.

Emilio Polonio ha insistido en que “el programa es una oportunidad para que los más jóvenes se interrelacionen con los mayores y para que aprendan y se enriquezcan ambas generaciones”. El paso por el Emilio Canalejo continúa a los iniciados el pasado mes en los institutos Inca Garcilaso y San Luis. “Durante el curso escolar 2009-2010, Menudos Abuelos comenzó en los centros educativos de Primaria con el alumnado de Primero y Segundo y con los de Educación Especial. Empezó en el colegio San José en enero y se desarrollo por el resto de centros educativos a lo largo de los meses de febrero y marzo”, ha indicado el edil, quien ha matizado que “en estos centros, a través de la transmisión oral, contándole a los pequeños relatos e historias,  cuentos y leyendas y dándoles a conocer juegos y tradiciones, se ha incidido también, entre otros aspectos, en la importancia de la recuperación del patrimonio histórico local”.

El teniente de alcalde ha insistido en que el Programa Menudos Abuelos está siendo todo un éxito, resaltando que la experiencia de ediciones anteriores ha sido positiva y constructiva tanto para los jóvenes como para los niños y niñas “y todos los centros han expresado una satisfacción por la innovadora actividad”. “Los mayores les cuentan a los pequeños cosas sencillas y básicas: cómo fue su infancia, qué comían, cómo se vivía entonces… A los niños les parece imposible que todo lo que le explican haya sido así: que antes no había tantos libros para estudiar, que sólo tenían uno y escribían en una pizarra porque no tenían cuadernos…”, ha resaltado Emilio Polonio, quien ha incidido en que los propios miembros de la Asamblea de Mayores han puntualizado que “una de las cosas que a los menores más les ha llamado más la atención es que los niños y niñas estudiaban entonces por separado”. El concejal ha resaltado que los profesores y profesoras valoran de los mayores el hecho de que también son maestros “porque son personas con experiencia que  aportan muchas cosas, pero lo más importante es que se favorece el vínculo que existe entre los niños y los mayores”.