La teniente de alcalde de Servicios Públicos, Obras, Medio Ambiente y Agricultura, Raquel Casado, ha explicado esta mañana las medidas que el Ayuntamiento ha tomado para evitar los apagones que se han venido produciendo en 8 cuadros eléctricos de la localidad durante los últimos días, que han afectado a distintas zonas del casco urbano.

 

El origen de estos apagones se encuentra en los nuevos contadores “inteligentes” instalados por Endesa Distribución, que llevan incorporado un Interruptor de Control de Potencia, ICP, (popularmente conocido como “limitador de potencia”), que interrumpe el suministro si se supera una intensidad eléctrica determinada. El Alumbrado Público está considerado un Servicio Esencial, por lo tanto estos “limitadores” deben estar desactivados. De hecho, el pasado 5 de diciembre por parte del Ayuntamiento se solicitó a la empresa eléctrica que el consumo de estos cuadros se calificase como Suministro Esencial, algo que confirmó Endesa el 4 de febrero “por lo cual estábamos tranquilos en este sentido”.

 

Sin embargo, el pasado 14 de marzo se activaron estos “limitadores” dejando a oscuras distintas calles. Ante esta situación, desde el Ayuntamiento se tomaron diversas medidas para evitar que las calles queden a oscuras mientras se solventa la situación.

 

La primera fue la de reducir el consumo activando la iluminación solo en una de las aceras de las calles afectadas, mientras que la otra no se enciende, “lo que reduce el consumo e impide que vuelvan a saltar los “limitadores”, evitando así que las calles queden totalmente a oscuras”.

 

De forma paralela se comenzaron las conversaciones con los responsables de la empresa distribuidora para que no se reproduzca esta situación. “Tenemos el compromiso de la empresa de que desde hoy no se reproducirán estos problemas en los 3 cuadros que aún estaban viéndose afectados por los cortes, que son los de Paseo de Cervantes, calle Barreruela y calle Virgen de la Rosa, por lo que esperamos que a partir de esta noche el servicio quede restablecido con normalidad”.

 

De igual manera Casado ha indicado que se ha comenzado a trabajar en soluciones a medio y largo plazo para que esta situación no se vuelva a reproducir. La primera es poner en marcha la solicitud para incrementar la potencia contratada en estos cuadros, “lo que impedirá que vuelvan a saltar los “limitadores”. Mientras se realizan los trámites oportunos, hemos comenzado a cambiar las luminarias actuales más antiguas por otras de leds, que reducen el consumo y por tanto evitarán que se sobrepasen los límites establecidos”.

 

Raquel Casado ha pedido la comprensión de los vecinos afectados “ya que somos conscientes del problema y desde el principio comenzamos a dar soluciones provisionales en espera de poder tener una solución definitiva para que no se vuelva a reproducir el problema en el futuro”.