Hijo de Francisco y Dolores, José María Sánchez-Molero nace en Madrid, el 18 de noviembre de 1836. A los dieciocho años ingresa en el Ejército como alumno de la Escuela Especial del Cuerpo de Estado Mayor, donde se gradúa de Teniente de E.M.

En 1859 comienza su brillante carrera militar. Enrolado en el Ejército de África a las órdenes del general Leopoldo O’Donnell, participa en el conflicto bélico hispano marroquí, batiéndose en aquel peligroso avispero en que se había convertido las alturas del Serrallo, Sierra Bullones y Triut, en las inmediaciones de Ceuta.

En 1860 es ascendido a Capitán de E.M. y tres años después se integrará en la Comisión facultada para realizar el Itinerario Descriptivo Militar de España y el alzado del Mapa Itinerario Militar de España, participando en la elaboración de varias rutas entre las provincias de Guadalajara, Soria, Zaragoza y La Rioja, cuyos trabajos serán publicados en 1866. Igualmente, formará parte de la Comisión para el reconocimiento de la línea del Ferrocarril del norte de España, que se estaba trazando.

Estos notables trabajos le facultaron para ingresar en la Comisión Topográfica de Andalucía, constituida por Orden Gubernamental en 1864 para atender las peticiones del Emperador de los franceses, Napoleón III, que en esa época redactaba su Historia de Julio César y precisaba de los datos e informaciones relativos a la campaña de Munda. Este motivo condujo a Sánchez-Molero hasta Montilla, donde se halló durante ese año reconociendo el término municipal en busca del posible escenario bélico romano, cuyas informaciones, especialmente las topográficas, referentes a las campañas de César en Córdoba fueron redactadas por él.

Tres años más tarde regresa a Montilla para completar el levantamiento de planos, así como las prospecciones arqueológicas realizadas bajo la orientación del barón Stoffel. Fruto de sus investigaciones, el ya Comandante Sánchez-Molero, publicó en Madrid su obra Breve reseña de las campañas de Cayo Julio César en España y examen crítico de la situación de Munda, en 1867. Un año después fue traducida al francés y publicada en París, lo que contribuyó decisivamente a esclarecer algunos puntos para la localización de Munda.

El privilegiado conocimiento del terreno donde se sitúa Montilla, le impulsa a proponer a la Corporación Municipal, en 1867, el primer proyecto de traída de aguas a la ciudad, procedentes del manantial del Cuadrado, iniciativa que se hará realidad cuatro años más tarde, tras emprender las complejas obras de conducción del preciado líquido hasta el promontorio donde se ubica la Casa de las Aguas, palacete adyacente a los depósitos que reconstruye para instalar su residencia. 

Tras la aprobación del proyecto por parte del Gobierno y Diputación Provincial de Córdoba, Sánchez-Molero asume la financiación del mismo, adquiere varias fincas rústicas y acomete las obras.

Finalmente, el 16 de julio de 1871, último día de las fiestas patronales, se inauguran y bendicen las instalaciones de la empresa del “Servicio de Abastecimiento de Aguas de Montilla”, con las que la ciudad disfrutaría de un servicio esencial para la higiene y la calidad vital de la población.

Ante el entusiasmo y júbilo del vecindario, las autoridades municipales acuerdan declarar hijos adoptivos de Montilla a José María Sánchez-Molero y a su esposa María de los Dolores Moreno Sánchez, como muestra de gratitud y reconocimiento.

A la par, su trayectoria militar continuaba imparable. Fue nombrado Oficial de la Sección de Guerra y Marina del Consejo de Estado, y asciende a Teniente Coronel de E.M. y Coronel del Ejército. En Madrid, destinado en la Capitanía General de Castilla la Nueva, en 1874 cae enfermo y paulatinamente empeora su salud, hasta encontrar la muerte el 21 de septiembre de ese año, sin llegar a cumplir los 38 años de edad.

Su viuda encargó un retrato en óleo sobre lienzo y un busto esculpido en mármol blanco, que sus descendientes donaron al Excmo. Ayuntamiento a fin de perpetuar su memoria y su vínculo con Montilla. 

Sobre la guerrera del uniforme de Estado Mayor que viste en ambos retratos, luce los méritos y condecoraciones alcanzados en su corta –pero fecunda– carrera militar, que truncada por una prematura muerte nos recuerda su participación en los siguientes hechos históricos de nuestra nación: Cruz de San Fernando de 1ª clase por el combate de Sierra Bullones (1859), Medalla de África y Declaración de Benemérito de la Patria por las Cortes (1860), Cruz de 1ª clase del Mérito Militar por los trabajos en la Comisión del Ferrocarril del Norte (1865), Cruz de 2ª clase del Mérito Militar para “premiar servicios especiales” por los prestados en el levantamiento del Mapa y Manual itinerario militar de España (1867), y Encomienda de la Orden de Isabel la Católica (1871). 

Entrado ya el siglo XX, la Corporación Municipal montillana acordó rotular la antigua calle Doñas Marías (por la que se tenía acceso a los depósitos y oficinas de la empresa suministradora) como “Sánchez Molero” en memoria y homenaje póstumo del ingeniero militar.

En el año 2000 el Excmo. Ayuntamiento adquirió el palacete neoclásico que levantara en la calle San Fernando, popularmente conocido como Casa de las Aguas,  para convertirlo en un centro cultural de primer orden, que en la actualidad es sede del Museo Garnelo, la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque y el Archivo Histórico de Protocolos Notariales.

En julio de 2021, con motivo del 150 aniversario de la inauguración de las fuentes públicas del Servicio de Suministro de Aguas, se colocó esta réplica en bronce del busto original, para mantener viva la memoria de José María Sánchez-Molero, quien durante la segunda mitad del siglo XIX cambiara la historia de Montilla y el bienestar de sus vecinos.