El salón de actos del consistorio montillano ha acogido esta mañana la recepción oficial que el Ayuntamiento cordobés ha ofrecido a la delegación de concejales del Ayuntamiento de San Juan Despí, que están visitando nuestra ciudad estos días.

 

La presencia de la delegación catalana coincide con el pregón que en la noche de ayer pronunció el alcalde de San Juan Despí, en nombre de los 600 montillanos que viven en esta localidad del cinturón de Barcelona.

 

El alcalde de Montilla, Rafael Llamas, ha recordado que hace 32 años que ambas localidades decidieron poner en marcha un hermanamiento por el vínculo que las une a través de los emigrantes que en la década de los 50 y 60 del siglo pasado buscaron en tierras catalanas un futuro mejor. Llamas hizo suya la declaración de intenciones del acuerdo inicial, para que en el futuro se siga trabajando en potenciar los lazos que unen a ambos municipios.

 

El alcalde de San Juan Despí por su parte, como vecino de aquellos montillanos que llegaron a una nueva tierra, recordó que los emigrantes andaluces se asentaron en lo que hoy es el barrio de La Plana, “pero que entonces era tierra poblada de viñas”. Estuvo de acuerdo con el máximo edil montillano en seguir potenciando los lazos culturales y económicos que unen a Montilla con San Juan Despí, ofreciendo la invitación para que el próximo mes de octubre Montilla y sus productos puedan estar presente en la Feria Comercial que organiza la localidad barcelonesa.

 

Los actos conmemorativo del Hermanamiento de Montilla y San Juan Despí se realizan con la colaboración de la Diputación de Córdoba dentro del Programa Anual de Concertación y Empleo con los municipios y entidades locales autónomas de la provincia de Córdoba 2018