El Ayuntamiento de Montilla ha ofrecido una recepción a la embajadora de Hungría, Enikö Györi, con motivo de su visita a la ciudad donde ha participado en una misión comercial para fomentar el conocimiento de los vinos de Tokai, de la región del mismo nombre, en el país centroeuropeo.

 

El Alcalde montillano, Rafael Llamas, ha dado la bienvenida a la embajadora en el Salón de Pleno del Ayuntamiento donde la representante húngara ha firmado en el libro de honor de la ciudad.

 

Esperamos que su visita a Montilla sea fructífera ya que viene representando a una región vitivinícola muy importante de su país que mantiene una relación muy directa con nuestros vinos dulces Pedro Ximénez” indicó Rafael Llamas durante la recepción oficial.

 

El director general de Bodegas Alvera, Fernando Giménez, explicó que el acto que se ha celebrado esta mañana mantiene una estrecha relación con el celebrado hace un año en la embajada húngara en Madrid. “En aquel momento nosotros participamos en aquella cita y teníamos el deber de corresponder, que es a lo que responde el acto que se celebra en Montilla”.

Así, medio centenar de personas han tenido la oportunidad de participar en una cata conjunta donde se han degustado 4 vinos, 2 secos y 2 dulces, tanto de nuestra zonca como de la región de Tokai “que no es una cata de competencia sino de muto conocimiento”, indicaba Giménez, ya que apuntaba el representante de la bodega montillana que ambas zonas vinícolas tienen grandes vinos, reconocidos mundialmente.

 

En este sentido profundizó el presidente del Consejo Regulador Montilla-Moriles, Javier Martín, para quien “no se puede hablar de comparación entre ambos vinos porque son completamente diferentes. Nuestros vinos entroncan muy bien con el gusto húngaro de este tipo de vinos, como lo demuestra el consumo que se hacía de Pedro Ximénez en el impeio Austro-húngaro en los años veinte del pasado siglo”.

 

La embajadora agradeció el recibimiento que ha tenido la ciudad de Montilla con ella mostrando su deseo de que esta actividad pueda servir “para dar a conocer este vino que Luis XIV llamó el rey de los vinos, el vino de los reyes. Ahora hace un año que celebramos una cata excepcional para presentar estos dos tipos de vinos, de ese momento surgieron amistades que han desembocado en la presentación conjunta que hacemos hoy de vinos Pedro Ximénez y Tokai, que ayudará al mejor conocimiento de ambas zonas”.

 

Enikö Györi señaló que su país también vive la cultura del vino con intensidad “del que nacen poemas y buenos y nobles sentimientos” concluyó.

 

Tras la recepción en el Ayuntamiento montillano, la embajadora húngara tuvo la oportunidad de visitar la Casa de las Aguas para conocer la obra del artista José Garnelo. Posteriormente se trasladó hasta bodegas Alvear donde conoció las instalaciones de esta empresa para a continuación realizar la cata comparada entre vinos de Montilla-Moriles y Tokai.