El Ayuntamiento de Montilla contratará con la empresa Talher S.A. la recogida selectiva y el transporte de los residuos sólidos urbanos para los próximos ocho años por el importe aproximado de 890.000 euros al año, según ha anunciado esta mañana la teniente de alcalde de Desarrollo Urbano, Ana Belén Feria.

La contratación de este servicio, que necesita ser refrendada por el Pleno municipal en su sesión ordinaria a celebrar el miércoles, supone la puesta en funcionamiento de los contenedores soterrados a partir del próximo 1 de junio, un día después de que expire el contrato que el ayuntamiento montillano ha mantenido con la empresa pública Epremasa desde el año 1993. Corresponde también al plenario la denuncia de dicho contrato.

La firma Talher, perteneciente al grupo ACS, accederá al servicio tras presentar la oferta económica más baja de las participantes en el concurso público, que concitó el interés de seis sociedades. La nueva adjudicataria ofertó al año 808.490 euros –cantidad a la que hay sumar un 10% en concepto de IVA- rebajando considerablemente el precio inicial de licitación de 1.077.000 euros, impuestos incluidos.

Con la entrada en vigor del nuevo contrato, la recogida de la basura en el término municipal de Montilla se hará mediante los 110 contenedores soterrados –55 para residuos orgánicos y 55 para envases- que hay repartidos por el casco urbano, a los que hay que añadir los 177 contenedores de superficie que se mantienen (también entre tipo verde y amarillo) en los polígonos industriales, las áreas periféricas y la vereda del Cerro Macho. Asimismo, la empresa se encargará de  los 49 contenedores de cartón y los 52 depósitos tipo iglú para el vidrio.

La concejala montillana anunció que “una vez que el Pleno acuerde la denuncia del contrato con Epremasa se activará un mecanismo de coordinación entre el Ayuntamiento y las dos empresas para asegurar que el servicio de la recogida de basura no se vea alterado con el cambio de empresa”.

En cuanto al ahorro que supone la nueva contratación con respecto al precio de licitación previsto inicialmente, cifra que ronda los 170.000 euros cada año, Ana Belén Feria hizo pública la intención del gobierno local manifestada en la Comisión Informativa de Desarrollo Urbano que pasa por “congelar o, incluso, reducir la tasa de basura que pagan los ciudadanos”, si bien prefirió mostrar “su cautela” ante una decisión que “se estudia de cara a las ordenanzas fiscales del año 2014”.

Entre las obligaciones que asumirá la firma adjudicataria, aparecen la subrogación del personal que actualmente trabaja en este servicio con Epremasa, la gestión del punto limpio y la devolución “en buen estado” de los contendores soterrados, como recoge el pliego técnico elaborado por los técnicos municipales.