La Fiesta de la Vendimia Montilla-Moriles echó el cierre anoche con el concurso de venencia y volteo, una pequeña muestra de la destreza en el oficio tradicional de la bodega. Fue el epílogo de cuatro días de fiesta que en su recta final ha tenido la Plaza de la Merced como escenario principal con la ofrenda del primer mosto a Nuestra Señora de las Viñas.

La exhibición de venenciadores tuvo una gran participación en la modalidad infantil gracias a los alumnos y alumnas de la escuela de la venencia de Moriles. Sin embargo, los dos primeros premios correspondieron a los montillanos Jesús Sánchez Jiménez y Francisco Javier Bellido Torres, respectivamente, alzándose Pablo Pérez Doblas con el tercer puesto.

En adultos, el primer premio de la modalidad de venencia fue a parar a Antonio López Cuenca, por delante de José Manuel Ruz Alba y Ana Torres Santiago. El concurso de volteo fue un mano a mano entre dos montillanos, que finalizó con el primer puesto de Ruz Alba y el segundo de Rafael Ortiz Marín.

voleto
Gracias a todos estos venenciadores, el vino regresaba a un escenario que el domingo por la noche recibía a la Virgen de las Viñas, que cortejada por numerosos niños ataviados de vendimiadores, presidió el acto de la pisa y la ofrenda del primer mosto. El Capataz de Honor, Manuel Pimentel, acompañado por el alcalde, Federico Cabello de Alba, la Hermana Mayor de la Hermandad de las Viñas, Valle Ríos, y el gerente del Consejo Regulador Montilla-Moriles, Enrique Garrido, daba las órdenes oportunas para que comenzara la vendimia.

Finalizados los actos centrales de la Fiesta de la Vendimia, la programación de actividades en torno al vino continuará durante las próximas semanas. El fin de semana será el turno de la VIII Fiesta del Vino y la Tapa en el Paseo de las Mercedes en la que participarán diez bodegas y siete restaurantes.