La Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque expone casi una treintena de libros de texto del siglo XIX en la Casa de las Aguas hasta el próximo 16 de octubre. Esta exposición ha sido inaugurada por el teniente de alcalde responsable de Cultura, José Repiso, quien ha insistido en que “con el inicio del curso, la Fundación da a conocer este tipo de literatura escolar, una verdadera joya por descubrir, al igual que lo son todos los magníficos fondos con los que cuenta esta institución y que va poniendo en valor con las exposiciones temporales, que como esta, prepara”. José Repiso ha explicado que en esta ocasión se puede visitar “un excepcional conjunto de libros” pertenecientes a Sabina de Alvear y Ward [1815 – 1905],  hija de Diego de Alvear y Ponce de León y de Luisa Ward,  y de su sobrina Candelaria Alvear y Gómez de la Cortina [1865 – 1956]. “Son 29  libros de las más variadas materias, ilustrativos de la formación recibida por las clases sociales de posición más elevada”, añade el director de la Casa de las Aguas, José Antonio Cerezo.

El director de la Casa de las Aguas ha resaltado que destaca la presencia de ejemplares en alguna lengua extranjera (francés, inglés y alemán), “no hay que olvidar que Sabina nació en Londres”, ha  puntualizado, para añadir que esos textos demuestran “la importancia que se le daba a la lectura, a la retórica y a la gramática. Otras materias de obligado estudio eran la geografía y la historia. En cuanto a la literatura, tenía gran importancia la francesa e inglesa (el francés era la lengua de ‘cultura’ en la época) y también se le dedicaba un amplio espacio a la literatura religiosa y a la moral. Son en cambio menos frecuentes en esta exposición los libros de ciencias”, ha apostillado José Antonio Cerezo.

La colección presentada procede de la biblioteca del Conde de la Cortina, “quien reunión los libros y los anudó con una cinta en las que anotó la pertenencia ‘de Sabina’ o ‘de Candelaria’ y así han llegado hasta nosotros; es más, de esta manera los conservamos en la Biblioteca Fundación Manuel Ruiz Luque”, ha incidido.

José Antonio Cerezo ha insistido en que “la apertura del curso en estos días es, pues, la mejor ocasión, para rememorar la literatura escolar, en fecha tan lejana como la primera mitad del siglo XIX, y comprobar las notables diferencias con la educación en la actualidad”.

El presidente de honor de la Fundación, Manuel Ruiz Luque, mostró su satisfacción “por poder contribuir a la divulgación de estos libros”, a la par que hizo hincapié en que “tanto estos libros como los del resto de fondos de la institución deben servir para las nuevas generaciones y para las que vengan detrás. Los libros son la memoria de la historia y debemos de consultarlos para no caer en errores que ya se subsanaron a lo largo de la propia historia”, concluyó.