La Fundación Social Universal (FSU) vuelca en la actualidad su trabajo de cooperación internacional en los andes peruanos y ecuatorianos con la ayuda que recibe de la Diputación de Córdoba y el Ayuntamiento de Montilla, tal y como ha puesto de manifiesto el técnico de la FSU Juan Márquez durante la visita que ha realizado a la sede del colectivo la diputada provincial de Cooperación Internacional, Pilar Gracia, quien ha estado acompañada por el alcalde de la ciudad, Federico Cabello de Alba.

Durante el encuentro, tanto la diputada como el alcalde han mostrado sus compromisos de mantener el apoyo institucional y financiero a las intervenciones de cooperación de la organización montillana –Pilar Gracia ha elevado ese compromiso a todas las organizaciones de la provincia- “a pesar del actual contexto de crisis económica”, ha incidido Federico Cabello de Alba, “así como la voluntad de desarrollar una campaña de sensibilización y difusión social dirigido a informar a la ciudadanía de toda la provincia sobre los logros obtenidos en estos años por la cooperación cordobesa y de la necesidad de dar continuidad a estas políticas en el futuro de manera más efectiva y eficiente posible”, ha relatado la diputada. “En estos momentos, tan difíciles para todos la conciencia y la solidaridad tienen que estar más presentes que nunca; cuando el dinero público es escaso hay que tener mucho cuidado a qué se destina, y siempre estará bien destinado aquel que recibe la Fundación Social Universal para realizar proyectos, con espíritu montillano, en unos lugares en los que las necesidades son más acuciantes”, ha relatado el alcalde.

“Concretamente, desde hace algunos años, la colaboración prestada por la Diputación de Córdoba a la FSU se está concentrando en los andes peruano y ecuatoriano. En el primer caso, mediante proyectos de fortalecimiento institucional de gobiernos locales y estructuras de sociedad civil; y, en el segundo, mediante proyectos de soberanía alimentaria y manejo sostenible de los recursos naturales del pueblo indígena Saraguro”, ha informado Juan Márquez.

El técnico de la FSU ha puntualizado que “desde 2003 hasta la actualidad, y a tenor del actual proceso de descentralización y reforma institucional del sector público peruano”, la Diputación y la Fundación cooperan en la consolidación de la Escuela de Formación en Gobernabilidad  en diversas localidades del sur andino peruano dentro de una propuesta de capacitación de funcionarios públicos del Programa de Cooperación Bilateral Hispano-Peruano. “El objetivo fundamental de este proyecto es contribuir al fortalecimiento de las instituciones locales, mediante acciones de capacitación, formación, asistencia técnica e información y difusión, dirigidas a alcaldes, regidores, funcionarios y empleados municipales, dirigentes de organizaciones sociales y población en general. De esta forma, se pretende fomentar la cultura democrática y mejorar la capacidad de gestión de la sociedad civil y el gobierno local, promoviendo el ejercicio de los derechos y deberes y generando mecanismos e instancias de participación institucionalizada en los departamentos del Cusco y Puno”, ha añadido.

Aunque en estos últimos años la Escuela de Gobernabilidad está asistiendo integralmente a los requerimientos institucionales de ediles para dotarles de los instrumentos necesarios que garanticen la buena gobernabilidad, el proceso de descentralización y fortalecimiento del Estado continúa exigiendo mayores capacidades técnicas y políticas de parte de los actores municipales, según ha insistido Juan Márquez, quien ha hecho especial hincapié en que “en esta perspectiva se viene revalorando la planificación como herramienta fundamental para la gestión del territorio por parte de las municipalidades, buscando articular los planes de desarrollo con el presupuesto municipal y con los objetivos de mediano plazo. Partiendo de la información y aprendizaje generado en el trabajo realizado en los gobiernos locales, con esta iniciativa se pretende incidir en la adecuación de las capacidades de autoridades y funcionarios para la gestión de la inversión a través de los proyectos públicos que consoliden la propia gestión edilicia y garanticen la calidad de vida de la ciudadanía”, ha recalcado.

También ha resaltado que este último trienio está permitiendo culminarlo con el acompañamiento a las iniciativas identificadas y promovidas en los sistemas de formación en gestión democrática del territorio y gerencia pública del desarrollo social ejecutados en años anteriores. “De esta manera se busca articular la capacitación recibida con la acción para aportar al fortalecimiento institucional y generar un nuevo marco de actuación para diseñar futuras intervenciones”, ha dicho.

Juan Márquez ha informado de que, complementariamente, el proyecto de la Escuela de Gobernabilidad promueve innovadores mecanismos de participación ciudadana en la relación con la administración municipal y en la definición, ejecución y evaluación de políticas públicas, al tiempo que promueve una gestión pública orientada a resultados que garanticen la calidad de vida de la ciudadanía. “En definitiva, el proyecto propone construir una alianza estratégica entre los gobiernos locales y la sociedad civil organizada para la gestión social en la región andina del Perú”, ha explicado.

Asimismo, ha informado de que, por otra parte, los proyectos de agrobiodiversidad para la soberanía alimentaria y de manejo participativo de recursos naturales, cofinanciados con la Diputación de Córdoba, han sido fundamentales para poner en marcha procesos de promoción y protección de los recursos naturales en el cantón Saraguro de Ecuador, en especial del agua. 

“Con este nuevo proyecto, iniciado en este mes, pretendemos fortalecer la plataforma de trabajo mancomunado para la conservación de la biodiversidad y protección y restauración de las fuentes de agua en la subcuenca del rio Paquishapa”, ha relatado. Para tal fin, esta propuesta plantea mejorar las capacidades técnicas y organizativas de los gobiernos locales descentralizados a favor de la conservación de la biodiversidad y el manejo de las fuentes de agua, profundizar los estudios de la biodiversidad y la geoinformación a nivel de la cuenca hidrográfica que apoye al ordenamiento territorial en las áreas de conservación y, finalmente, desarrollar algunas alternativas productivas innovadoras generadoras de riqueza (como la crianza de alpacas, la producción de truchas y plantas medicinales) que no afecten los ecosistemas frágiles de las partes altas y que motiven a sus propietarios en la preservación del medio ambiente, evitando la tala de los bosques para la producción o en particular la quema y extracción de árboles nativos.

“Desde nuestra constitución, la Diputación de Córdoba ha cooperado ininterrumpidamente en las propuestas de cooperación internacional al desarrollo presentadas por la Fundación Social Universal”, ha destacado el técnico, quien ha citado como ejemplo de esa cooperación desde un programa de salud comunitaria materno-infantil con suplemento alimenticio en Guatemala, hasta programas de fortalecimiento de la gobernabilidad democrática en el sur andino peruano, pasando por la atención integral a niños de la calle en Bolivia, la mitigación de riesgos naturales y el acceso a las nuevas tecnologías de la información en el Valle del Cusco, la construcción de un puente carrozable o el acceso al mercado de los productos genuinos en la sierra altoandina de Piura (Perú).