La entrada en vigor de la Ley 18/2009 que modifica el texto articulado en la Ley de Tráfico, Circulación de Vehículo a Motor y Seguridad Vial ha traído consigo un cambio en La Ordenanza Municipal de Tráfico que, entre otros aspectos, establece multas de hasta 100 euros para las infracciones leves, de 200 para las graves –antes eran de unos 60 euros- y de 500 para las muy graves. La teniente de alcalde montillana responsable de Seguridad, Aurora Barbero, ha presentado estos datos junto al jefe de la Policía Local, José Carmona, en una comparecencia en la que también ha indicado que al abono dentro de los 20 días naturales a la notificación corresponderá una bonificación del 50% del importe. Por su parte, José Carmona ha destacado que una de las novedades importantes de la normativa es que “si el titular del vehículo se niega a identificar al conductor que ha cometido la infracción, si la sanción es leve se duplicará su cuantía y si es grave o muy grave se triplicará; es decir, puede costarle al dueño del vehículo hasta 1.500 euros”. El jefe de la Policía Local ha detallado que dentro de las infracciones muy graves están incluidos dar positivo en un test de alcoholemia y negarse a realizarlo, así como conducir a una velocidad superior a la permitida.

La ordenanza incluye también, como ha indicado la edil, que los agentes de la Policía Local podrán proceder a la retirada y depósito de un vehículo, por ejemplo, siempre que constituya un peligro, cause graves perturbaciones a la circulación o deteriore algún servicio o patrimonio público. También en caso de accidente y cuando permanezca estacionado en una zona de carga o descarga. “Los casos que se originen por la retirada y depósito correrán a cargo del titular o conductor del vehículo salvo en casos de sustracción u otras formas de utilización de ese vehículo en contra de la voluntad de su titular”, ha resaltado Aurora Barbero, quien ha añadido que “la ordenanza especifica, por ejemplo, que circular con vehículos por zonas peatonales, ajardinadas o en sentido contrario supondrán multas de 200 euros, al igual que circular a velocidad anormalmente reducida entorpeciendo la marcha de otros vehículos, estacionar en lugares donde se obligue a otros conductores a realizar maniobras peligrosas o antirreglamentarias o estacionar en un lugar donde se impide o dificulta la circulación, parar o estacionar en una esquina, cruce o bifurcación o estacionar en una vía de un solo sentido de forma que no se permita el paso a otros vehículos”, ha resaltado la edil de Tráfico.

Asimismo, serán sancionados con 200 euros los estacionamientos en las aceras, en un paso de peatones o en zonas para vehículos de minusválidos o de carga y descarga sin realizar una de estas actividades, así como emitir con el vehículo gases por encima de las limitaciones previstas, circular con vehículo a motor o ciclomotor con el escape libre, sin silenciador de explosiones.

La edil ha puesto también algunos ejemplos de infracciones multadas con 80 euros. “Entre otras, están la práctica de juegos o diversiones en zonas peatonales o en la calzada que puedan representar un peligro, usar artilugios para hacer reserva de estacionamientos, estacionar más de 15 días ininterrumpidamente en el mismo lugar, no notificar a la Jefatura de la Policía Local con suficiente antelación una mudanza efectuar acciones de carga y descarga en un lugar que no está reservado a ello”, ha detallado la concejala responsable de Tráfico”.

Aurora Barbero detallado además algunos ejemplos de infracciones penadas con 90 euros. “En este grupo están el carecer de autorización municipal para llevar a cabo actividades en la vía pública como, por ejemplo, ensayos procesionales o pasacalles, la instalación de bares o chiringuitos sin contar con autorización o realizar obras en la vía pública sin contar con la licencia municipal”, ha destacado. La ordenanza también estipula multas de 90 euros para la reparación o el abandono de vehículos en la vía pública, así como para el hecho de no comunicar a la Jefatura de Policía Local la ejecución de una obra o el acopio de materiales que afecten a la seguridad o a la libre circulación.

“Nos gustaría no tener que multar a nadie, pero no debemos olvidar que el objetivo de esta ordenanza es la regulación de los usos de las vías urbanas, haciendo compatible la equitativa distribución de los aparcamientos entre todos los usuarios con la necesaria fluidez del tráfico rodado y con el uso peatonal de las calles”, ha concluido la concejala.