La Oficina Municipal de Información al Consumidor  (OMIC) del Ayuntamiento de Montilla advierte, por boca de su responsable, el teniente de alcalde Antonio Gómez, de que se han detectado nuevos casos de empresas dedicadas a la instalación del gas que han enviado en estos últimos días a su personal a la ciudad para ofrecer sus servicios en los propios domicilios de los usuarios, sin que estos las hayan solicitado y, en la mayoría de los casos, sin que la fecha de revisión esté próxima o haya vencido y sin que las instalaciones presenten ninguna avería. El responsable municipal de Seguridad Ciudadana ha denunciado que estas personas cambian los reguladores y las gomas sin ser necesario y cobran, según los casos, 100 o 200 euros.

Ante ello, el responsable de la OMIC ha recordado que los reguladores de gas, “las llamadas alcachofas”, y las abrazaderas no caducan y solo necesitan cambiarse si están defectuosas. Igualmente las gomas tienen la fecha de caducidad impresa y sólo si están defectuosas o caducadas han de ser renovadas. “Las piezas cambiadas son propiedad  del usuario y éste puede pedir que se las dejen en su poder, con el fin de poder reclamar en caso necesario”, ha añadido el concejal, para añadir que “es habitual que estas empresas que se presentan a domicilio adviertan de la necesidad de cambiar algún elemento sin justificarlo debidamente y que se lleven los originales, con lo que es difícil comprobar posteriormente si estaban efectivamente defectuosos o no. Normalmente alegan que se llevan los originales supuestamente para reciclarlos”.

Antonio Gómez ha recordado que la OMIC ya realizó durante los pasados meses una campaña para evitar este tipo de fraudes. En ella se informaba de que la revisión de gas butano es obligatoria cada cinco años, “por lo que nadie puede imponer una revisión antes de los cinco años (cada cuatro años para instalaciones de gas ciudad)”. El concejal ha insistido en que el consumidor debe  recordar y comprobar si tiene un contrato de mantenimiento en vigor ya contratado con alguna empresa y averiguar llamando por teléfono a dicha empresa cuál es la próxima fecha de revisión de la instalación. “En caso de detectar una avería o una posible fuga, esta empresa habitual le revisará la instalación y realizará los cambios de gomas y reguladores oportunos, sin coste alguno para el usuario. Aconsejamos a los usuarios que coloquen una pegatina con el teléfono de esta empresa suministradora habitual en el calentador de forma que lo tengan siempre a mano”, ha añadido. Asimismo, ha resaltado que si el consumidor no tiene contratado este servicio de mantenimiento de la instalación, es aconsejable que antes de contratarlo compare precios con distintas empresas y desconfíe de aquellas firmas o personas que ofrecen este tipo de servicios, sin haberlos solicitado. “El usuario no está obligado a realizar la revisión con ninguna empresa instaladora en concreto”, ha recalcado.

El responsable municipal de Seguridad Ciudadana ha hecho especial hincapié en que si el consumidor no ha solicitado la revisión, no está obligado a aceptar el servicio que le ofrecen las empresas que envían a su personal a sus domicilios, ni a dejarlos pasar para revisar la instalación, “por lo que se aconseja no dejar entrar, ni firmar ningún trabajo con empresas a las que no haya requerido sus servicios, a pesar de la insistencia que sus empleados manifiesten, incluso si amenazan con cortar el suministro o se presentan como inspectores del gas. La mayor parte de estas “revisiones no solicitadas” suelen ir acompañadas de la contratación de una póliza de mantenimiento, que normalmente duplica la que el usuario ya tiene de forma totalmente innecesaria”, ha añadido. El teniente de alcalde ha insistido en que para cualquier información al respecto se puede acudir a la Oficina Municipal de Información al Consumidor ubicada en el Ayuntamiento de Montilla o bien llamar al teléfono 957 650 150 (extensión 121).