El Ayuntamiento de Montilla ha fechado en el mes de julio el inicio de las obras de reforma del mercado de abastos, una actuación que se licitará por un importe de 268.000 euros, con un plazo de ejecución de tres meses y con cargo a los Planes Provinciales financiados conjuntamente por la Diputación de Córdoba y el Consistorio montillano, en un 55 y 45 por ciento, respectivamente.

Durante el acto de presentación del proyecto ante los medios de comunicación, el alcalde del municipio, Federico Cabello de Alba, expresó su agradecimiento a los servicios técnicos municipales por “conjugar en el proyecto definitivo prácticamente todas las necesidades trasladadas por los comerciantes del mercado y las deficiencias que había que corregir”. El regidor valoró la posibilidad aceptada por la Diputación de “que sea el propio Ayuntamiento quien licite las obras, lo que nos va a permitir un control más exhaustivo de la ejecución de las mismas para asegurarnos que cumplimos los plazos acordados”.

Según explicó el jefe de la sección de Urbanismo, José Marqués, la reforma del mercado de abastos se centrará fundamentalmente en la planta baja del edificio. Se eliminará el módulo central de forma que los puestos se organicen en torno a un espacio diáfano donde confluyan los distintos accesos desde el exterior del mercado, permitiendo la observación y acceso directo a dichos puestos. Los técnicos han proyectado un total de 15 puestos que se agruparán por sector de actividad  con el fin de optimizar la climatización prevista.

Precisamente, la instalación de un sistema de climatización evaporativa será otra de las grandes novedades del mercado. El proyecto técnico propone concentrar el número de puestos para mejorar el rendimiento del nuevo sistema que “en verano dará hasta ocho grados menos de temperatura y que en invierno ampliará la temperatura del recinto gracias a la incorporación de una caldera”, en palabras de Marqués.  

Con la reforma prevista, las nuevas cámaras frigoríficas quedarán situadas también en la planta baja divididas en tres módulos, para fruta, pescado y carne, respectivamente. Hasta ahora, las neveras del mercado se localizan en el sótano, obligando a un excesivo transporte interior de mercancías y al uso de un montacargas. “Estas actuaciones se han consensuado con los propios comerciantes y con los inspectores de Sanidad responsables del mercado”, añadió el técnico.

Las actuaciones se completan con la apertura de un nuevo acceso para transporte de mercancías por la calle San Juan de Ávila, esquina calle Sevilla, la construcción de nuevos aseos y la instalación de nueva luminaria. Además, el proyecto redactado propone como mejoras el cierre de los puestos con cortina metálica enrollable y la sustitución de las carpinterías de puertas y ventanas a fin de mejorar las condiciones de aislamiento del edificio construido en 1977

La delegada de Desarrollo Urbano, Ana Belén feria, manifestó su confianza por “los buenos resultados que va a suponer esta actuación para la revalorización de la imagen del mercado”  y agradeció “el esfuerzo que van a realizar tanto comerciantes como clientes durante las semanas en que las obras se compatibilicen con la apertura del mercado”. En este sentido, los plazos consensuados entre técnicos y comerciantes concentran el grueso de las obras en el mes de agosto, que “permanecerá cerrado al público para que se realicen los derribos previstos y las actuaciones de albañilería incompatibles con la actividad de ventas”.