La reforma del mercado de abastos que el Ayuntamiento de Montilla acometerá con los fondos de los Planes Provinciales, incluirá la redistribución de los puestos de venta, la instalación de un sistema de climatización y la adaptación e instalación de nuevas cámaras frigoríficas. Así lo recoge la memoria técnica elaborada por los servicios municipales que fue aprobada anoche por la Comisión de Desarrollo Urbano con los votos favorables de los cuatro grupos municipales.

El proyecto que se remitirá en breve a la Diputación de Córdoba para su aprobación definitiva, cuenta con un presupuesto de 268.000 euros, cantidad a la que asciende la subvención concedida por la institución provincial y en la que el Consistorio montillano participa aportando el 45 por ciento. Por acuerdo de dicha Comisión, la memoria técnica sale del Ayuntamiento como resolución de Alcaldía, posponiéndose la ratificación del Pleno para la sesión ordinaria del mes de octubre.

La reforma del mercado de abastos se centrará fundamentalmente en la planta baja del edificio. Se eliminará el módulo central de forma que los puestos se organicen en torno a un espacio diáfano donde confluyan los distintos accesos desde el exterior del mercado, permitiendo la observación y acceso directo a dichos puestos. Los técnicos han proyectado un total de 19 puestos –en la actualidad, hay 17 ocupados- que se agruparán por sector de actividad  con el fin de optimizar la climatización prevista.

Precisamente, la instalación de un sistema de climatización será otra de las grandes novedades del mercado. El proyecto técnico propone concentrar el número de puestos para mejorar el rendimiento del nuevo sistema y sustituir las carpinterías de puertas y ventanas a fin de mejorar las condiciones de aislamiento del edificio construido en 1977.   

Con la reforma prevista, las nuevas cámaras frigoríficas quedarán situadas también en la planta baja divididas en tres módulos, para fruta, pescado y carne, respectivamente. Hasta ahora, las neveras del mercado se localizan en la planta baja, obligando a un excesivo transporte interior de mercancías y al uso de un montacargas, con el paso del tiempo, deteriorado y costoso en su mantenimiento.  

La teniente de alcalde de Desarrollo Urbano, Ana Belén Feria, explicó que “las actuaciones que se han recogido en esta reforma son las que se han propuesto desde la asociación de vendedores del mercado, a los que agradezco la celeridad de sus propuestas y la colaboración demostrada con los técnicos municipales de Urbanismo”. En general, “la reforma planteada mejorará la visibilidad de los puestos y otorgará al mercado una comunicación más abierta”, lo que en opinión de la edil propicirará “una oferta más atractiva para los usuarios”.  

La concejala montillana informó también de la petición formulada a la Diputación para que sea el propio Ayuntamiento el que contrate las obras, algo no habitual en el programa de Planes Provinciales. “Entendemos que concurren en esta intervención circunstancias especiales como es el hecho de que las obras se tienen que ejecutar mientras el mercado continúa con su actividad diaria, lo que requiere una especial coordinación y programación de los trabajos a realizar”, matizó.