Las dos actuaciones que se van a llevar a cabo en Montilla con cargo al Programa de Fomento del Empleo Estable (Profea 2010) proporcionarán trabajo a 326 vecinos, según ha adelantado la alcaldesa de la ciudad, Rosa Lucía Polonio, quien ha informado de que esas dos actuaciones son la reforma de la calle Enfermería y la segunda fase de construcción de un refugio municipal para perros y gatos abandonados. “La reforma de la calle Enfermería cuenta con 776.357 euros de presupuesto y un plazo de ejecución de seis meses, mientras que la segunda fase del refugio de animales dispone de 162.841 euros y un plazo de ejecución de dos meses. En la primera actuación trabajarán 274 vecinos por 52 en la segunda”, ha resaltado la alcaldesa de Montilla.

La regidora ha destacado que la reforma de la calle Enfermería se acomete ya que la calzada, resuelta con adoquín de granito sobre firme de albero del lugar, se encuentra muy deformada y deteriorada como consecuencia del mal estado de la red general de alcantarillado y las sucesivas actuaciones puntuales llevadas a cabo en soterrado de canalizaciones de nuevas acometidas domiciliarias de saneamiento y abastecimiento y el tendido longitudinal y transversal de redes de gas natural. “Su estado se ha agravado con el intenso tráfico que soporta ésta vía y que, a la vez, provoca continuas roturas en las redes de abastecimiento y alcantarillado”, ha matizado. Rosa Lucía Polonio ha informado de que la actuación proyectada consiste en la completa remodelación de la calle Enfermería que discurre desde el Pozo Dulce hasta la encrucijada de las calles San Francisco Solano, Santa Ana y Ballén. La obra abarca una longitud total de 345 metros y una superficie de actuación de 1.500 metros cuadrados. “Esta intervención consistirá en la renovación de todas las infraestructuras urbanas y el cambio de pavimentación. Igualmente se pretende reservar canalizaciones para futuras instalaciones. También se invitará a las empresas suministradoras de gas natural, telefonía y electricidad a que realicen los proyectos y/o ejecuten las obras de mejora, que consideren de interés, de sus respectivas redes de suministro, aprovechando la repavimentación de la calzada”, ha relatado la alcaldesa.

Respecto a la obra del refugio para perros y gatos abandonados, Rosa Lucía Polonio ha recordado que en el ejercicio de 2009 se ejecutó una primera fase que consistió en el desbroce, la limpieza y la preparación del terreno, la construcción de un nuevo camino de acceso, el cerramiento del perímetro de parte de la finca, la construcción de la red principal de alcantarillado y de la red de alimentación eléctrica y la plantación de arboleda. Esta actuación se prolongó durante dos meses y contó con un presupuesto de 101.454 euros. Además, ha explicado que en esta segunda fase de obra se proyecta la construcción de una edificación con capacidad para albergar un total de 18 cheniles para grupos de perros, de los que cuatro se reservarán para los animales en cuarentena. “Esta edificación se dotará de instalación eléctrica para iluminación, tomas de corriente y alumbrado de emergencia; así como de instalación de fontanería para tomas de agua fría”, ha resaltado la alcaldesa, quien ha añadido que la segunda fase se completa con el cerramiento del terreno municipal en las líneas de los dos caminos y la plantación de arboleda alrededor de la edificación; así como la instalación del cuadro eléctrico principal en la zona que ocupará la futura edificación de equipamientos. “Se actuará sobre una superficie de 567,72 metros cuadrados, incluidos los acerados perimetrales, y las edificaciones se proyectan guardando las distancias de 50 metros del borde de la plataforma de la línea del ferrocarril, 15 metros del eje del camino público de la Magdalena y una vez y media la altura de la edificación del cerramiento de las instalaciones de depuración”, ha añadido. 

El refugio estará formado por una zona de aparcamientos, otra zona de servicios y una última para la estancia de los animales. La segunda albergará una zona de aseo y vestuario del personal de mantenimiento de las instalaciones y de los cuidadores de los animales, una oficina destinada a personal administrativo que gestionará las entradas de los perros y gatos y las adopciones y una consulta veterinaria donde se realizarán las vacunaciones y desparasitaciones externas e internas y las identificaciones marcadas por la legislación. La zona de estancia de animales dispondrá de perreras y gateras de cuarentena. “Tal y como marca la ley, el refugio debe contar con instalaciones adecuadas para evitar el contagio, en los casos de enfermedad, entre los animales residentes y del entorno, o para guardar, en su caso, períodos de cuarentena”, ha insistido Rosa Lucía Polonio, quien ha añadido que “en cualquier caso, antes de pasar a la perrera o gatera de estancia general y entretanto se realiza la evaluación veterinaria pertinente, los perros y los gatos deberán permanecer en esta zona como medida preventiva”. También habrá un lugar habilitado para el lavado de los gatos y perros que ingresen en el refugio.