Los mayores de Montilla contribuyen un año más a formar en valores a los alumnos de Educación Primaria de los colegios locales a través del programa Menudos Abuelos, dependiente del Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento. El teniente de alcalde de Presidencia, José Repiso, ha informado de que en esta edición son 296 los alumnos que se benefician de este programa en el que miembros de la Asamblea de Mayores fomentan entre los pequeños valores humanos como el respeto, la no violencia y el esfuerzo y la superación personal a través de vivencias personales.

De esta forma, Manuel Leyva, Francisco Espejo, Francisco López, Antonia Pérez y María Luque recorren los centros educativos impartiendo sesiones de una hora en las que, a través de la transmisión oral, les cuentan también a los pequeños relatos, historias,  cuentos y leyendas y les dan a conocer juegos y tradiciones. “Este año, por primera vez, hemos incorporado la experiencia femenina a estas sesiones gracias a Antonia Pérez y a María Luque”, ha explicado el teniente de alcalde, quien ha añadido que, a partir del próximo mes de marzo, Menudos Abuelos continuará en los centros de Secundaria. “Todos los centros de Primaria han solicitado este año el programa y, de momento, han hecho lo propio tres centros de Secundaria; concretamente, el Inca Garcilaso, San Luis y La Asunción”, ha detallado José Repiso. El edil responsable de Servicios Sociales ha tildado al programa Menudos Abuelos de “ejemplar” y ha destacado que “el Ayuntamiento pretende ayudar con él a la formación de los pequeños, pero, en él, los verdaderos protagonistas son nuestros mayores, a los que desde el Consistorio le damos las gracias por ello; no debemos olvidar nunca lo necesarias que deben ser sus experiencias para todos nosotros, experiencias que nos pueden alumbrar a todos en estos tiempos difíciles, ya que ellos vivieron años atrás otros tiempos que estuvieron aún más llenos de dificultades”.

“Lo que pretendemos con las sesiones didácticas que le damos a los niños –ha explicado Manuel Leyva- es animarlos a que escuchen a sus propios abuelos; ellos les pueden contar sus experiencias de otros tiempos en los que la vida no era muy de color de rosa, y cómo afrontaron esas dificultades, para que, de esta forma, aprovechen las oportunidades que ahora les da la vida como, por ejemplo, la oportunidad de estudiar para formarse”. Manuel Leyva ha añadido que “les insistimos en que mientras más sepan, mejor van a desarrollar todas sus posibilidades en lo que les toque el día de mañana; les pedimos que consulten continuamente a sus propios abuelos, que los tengan en cuenta”. Asimismo, ha añadido que “una de las cosas que nos dan más fuerza para continuar participando en el programa es que los profesores nos trasladan que es muy importante para los niños”.

“Se quedan sorprendidos, por ejemplo, cuando les explicamos que las niñas se educaban para llevar una casa y los niños para trabajar”, ha relatado Antonia Pérez, mientras que Francisco López ha resaltado que Menudos Abuelos es también una iniciativa “muy positiva para los mayores que lo impartimos”. Francisco López ha añadido que “nosotros también estamos aprendiendo de los pequeños, de su curiosidad; creo que la nuestra es una labor muy importante, ya que la educación comienza desde la cuna”.