El programa de Servicios Sociales celebra con este 16 años en activo

 

El programa Menudos Abuelos impulsado por Servicios Sociales Municipales visitó ayer el colegio La Asunción donde cuatro de sus participantes, acompañados por la concejala de Cultura, Soledad Raya, compartieron con el curso de primero de primaria sus vivencias de la infancia, mostrándoles entre juegos y adivinanzas las diferencias generacionales, la evolución de los entretenimientos y poniendo en valor el esfuerzo.

 

Menudos Abuelos constituye una acción coordinada con los Centros Educativos de Montilla, en la que se trabajan pautas y valores humanos, a través del ejemplo, comparaciones y actividades vivenciales. Este proyecto lleva ya 16 años fomentando las relaciones intergeneracionales e impulsando valores sociales, como el respeto, la honradez, la comprensión, la generosidad, la solidaridad, el esfuerzo, la amistad, etc, con el objetivo de que los niños y niñas, ciudadanos del futuro, construyan un mundo justo y en paz.

 

Esta es una propuesta muy bonita donde los niños descubren valores que a veces se han ido perdiendo en el tiempo. Ven cómo ha cambiado la forma de la educación, la falta de medios que tenían los abuelos, en definitiva la evolución en ese tiempo que ha ido pasando y que no es tanto en realidad”, apuntó la concejala de Cultura, Soledad Raya.

 

El programa lleva a cabo, fundamentalmente, dos actividades, en la primera un grupo de mayores visitan a los alumnos de primer curso de primaria y comparten una curiosa tertulia con ellos, obsequiándoles al final con un libro de actividades que pueden hacer con sus propios abuelos. La segunda consiste en un certamen de cuentos dirigido a los alumnos de quinto de primaria y personas mayores de 60 años, donde lo fundamental es que la trama de sus narraciones aborde la visión o relación de los niños con las personas mayores.

 

Ahora tenemos una segunda edición de abuelos magníficos que nos relevan a los antiguos. Y a los niños les encanta lo que les contamos porque lo relacionan con sus propios abuelos”, señalaba Manolo Leiva, veterano en este programa.

 

Con esta actividad Servicios Sociales trabaja un año más para fomentar una visión positiva de la vejez y el envejecimiento, el respeto por la diferencia, la solidaridad, la generosidad, y el intercambio intergeneracional entre los mayores y los jóvenes.