Los problemas derivados de las facturas del teléfono y la luz son los que más preocupan al consumido montillano. Estos tipos de problemas han casi duplicado en un año las consultas a la Oficina Municipal del Consumidor de Montilla (OMIC). “En 2009 se registraron 657 consultas a la OMIC frente a las 371 de 2008”, ha explicado el teniente de alcalde de Servicios Públicos Operativos y Seguridad Ciudadana, Antonio Gómez , quien ha insistido en que “esas consultas han dado lugar finalmente a 268 reclamaciones, una denuncia y siete quejas”. El concejal ha insistido en que en este año, “a diferencia del anterior y coincidiendo con la liberación del mercado y la modificación de la facturación”, el sector que más consultas ha generado ha sido el servicio eléctrico, con un total de 204, de las cuales se han presentado 64 reclamaciones. “Una vez más, la telefonía móvil vuelve a ser el sector que más reclamaciones ha generado, con un total de 109, como consecuencia de las 159 consultas realizadas, lo que supone un incremento importante respecto a años anteriores”, ha puntualizado Antonio Gómez. Al sector de la telefonía le sigue en consultas el de los electrodomésticos (59 que arrojaron nueve reclamaciones) y los problemas relacionados con comunidades de vecinos (81), la vivienda, el comercio de ropa y calzado, el gas, los seguros y los bancos.

 

Respecto a la telefonía móvil, la técnico de la OMIC María Jesús Polo alertó de los problemas de incremento de factura derivados de las llamadas a las líneas 902 y 905. “Cuando se llama a esos prefijos suele atenderte un ordenador y te hace seguir unos pasos interminables que van encareciendo notablemente el recibo. Hay mucho fraude en ese tema, ya que la telefonía va por delante de la legislación, por lo que hay que tener mucho cuidado con ese tipo de servicios”, ha prevenido la técnico, quien además ha insistido en que nunca se deben tirar las facturas, “ya que es la única vía para una reclamación”, y en que “hay que tener cuidado con los contratos que se realizan por teléfono, puesto que no te dan toda la información sobre el producto y luego puede haber alguna que otra sorpresa”. María Jesús Polo ha recalcado que “aunque no estemos de acuerdo con las facturas, lo mejor es pagarlas, y luego reclamarlas para evitar que nos incluyan en una lista de morosos”.

 

 

 

Las 268 reclamaciones presentadas por los consumidores de Montilla han dado lugar a la apertura de 67 expedientes “que han sido tramitados a través del Servicio de Consumo de la Junta de Andalucía y del Servicio de Arbitraje de Consumo”, ha informado Antonio Gómez. El concejal ha detallado que “gracias a la mediación de la OMIC, 182 de estas reclamaciones se han solucionado de manera satisfactoria para el consumidor. “No obstante, estos datos son provisionales, ya que muchos de los expedientes tramitados a través de los organismos de Consumo en el año 2009 aún no se han cerrado”, ha recalcado el teniente de alcalde.

 

 

Según los datos de la OMIC, los meses de enero, agosto y septiembre fueron en los que se realizaron un mayor número de consultas. “Aproximadamente, en la mitad de estas consultas los consumidores solicitan información sobre la legislación en materia de consumo en un sector concreto y sobre las vías para formalizar una hoja de reclamaciones”, ha puntualizado María Jesús Polo , quien ha indicado que “gracias al esfuerzo realizado por el Consistorio y con el objetivo de prestar un mejor servicio al usuario, se han firmado varios acuerdos con diferentes asociaciones de consumidores para la realización de talleres de consumo y se han realizado campañas de información, por ejemplo, sobre las rebajas, los derechos del consumidor, la vuelta al cole, las ventas fuera del establecimiento comercial y las compras en Navidad”.

 

Tanto Antonio Gómez como María Jesús Polo destacaron la colaboración de los establecimientos de Montilla “que, en la gran mayoría de las ocasiones, prestan su cooperación en la resolución de las reclamaciones de los ciudadanos a través de las mediaciones que los profesionales de la OMIC llevan a cabo. Esta labor de mediación es muy importante, pues se realiza de forma previa a cualquier otra gestión ante las administraciones de consumo y permite resolver un elevado número de las controversias que se plantean entre consumidores y establecimientos”, ha sentenciado el teniente de alcalde, quien ha recordado que la OMIC se pone en contacto con los establecimientos para intentar trasladar las peticiones de los usuarios e informar de la legislación que en materia de consumo rige en ese sector  concreto. “En la mayoría de los casos, las empresas acogen de manera muy favorable esta mediación y los conflictos se resuelven de manera amistosa. En este sentido, destacamos también el aumento del número de establecimientos montillanos adheridos al Sistema Arbitral de Consumo, con un total de 262”, ha especificado.