Los servicios técnicos del Ayuntamiento de Montilla trabajan desde la noche de ayer en el restablecimiento de la normalidad tras la importante tromba de agua caída en la ciudad que, entre las 21:20 a la 01:00, inundó distintas viviendas y obligó temporalmente a cortar al tráfico distintas calles del municipio –que ya se encuentran abiertas-, dejando más de 120 litros por metro cuadrado. Todos los requerimientos de los ciudadanos han sido cubiertos por los distintos servicios de la Policía Local, Guardia Civil, bomberos y Protección Civil en una coordinación en la que el Consistorio montillano se ha mantenido en fluido contacto tanto con la Delegación del Gobierno de la Junta como con la Subdelegación del Gobierno central. A media mañana esa normalidad era completa en la zona urbana montillana, donde los incidentes provocados por la tormenta eran ya pasado gracias a esa actuación de los técnicos, la Policía Local y Protección Civil, además de los bomberos y la Guardia Civil, mientras que aún queda por acometer los desperfectos de los caminos rurales que se han visto dañados. Los servicios técnicos dedicaron buena parte de la mañana a recorrerlos y a última hora habían cuantificado graves desperfectos en algo más de una veintena –ubicados sobre todo en la zona hacia Aguilar de la Frontera- para proceder a su reforma. Afortunadamente y pese a las numerosas incidencias acaecidas, desde el Ayuntamiento se destaca el hecho de que no haya habido que lamentar ningún daño personal.

Durante la noche, la Policía Local atendió avisos de inundaciones en viviendas, principalmente en garajes, sótanos y plantas bajas, así como avisos de tapas de registro de alcantarillado fuera de su lugar con peligro para el paso de vehículos y algún que otro aviso de personas atrapadas en el interior de su vehículo. En su informe de actuación, la Policía Local destaca que se inundaron el 70% de los sótanos de las casas unifamiliares ubicadas en la avenida de la Constitución frente al instituto Inca Gracilazo. También destaca la rápida actuación a la hora de requerir de forma urgente la presencia de personal de Sevillana-Endesa por el riesgo de inundación total de un inmueble que acoge un centro de transformación que abastece a 49 viviendas y que está ubicado en la avenida Antonio Manuel Navarro. Ese informe incluye que se recibieron decenas de llamadas por entrada de agua en distintos edificios y que se rescató a personas en las calles Batalla de Garellano, Conde de Cortina, Vereda de Panchía y en el acceso al Hospital Comarcal de Montilla que quedaron atrapadas en sus vehículos por avería de los mismos.

Además, en el acceso al Hospital de Montilla fue necesario requerir la retropala del servicio de Obras del Ayuntamiento para la limpieza de la calzada al existir gran cantidad de lodo y piedras que dificultaban el acceso al centro sanitario y que podría producir en cualquier momento el corte del mismo.

Aguas de Montilla ha trabajado, por su parte, en las tareas previas a la reparación del pozo ubicado en la confluencia de la avenida de Italia con Marqués de la Vega de Armijo, reventado por la tormenta, así como en el inicio de la limpieza de la obturación sufrida por el colector de transporte a la depuradora a la altura del aliviadero paralelo a la avenida del Trabajo. Desde Aguas de Montilla han indicado que los daños generados en la red de alcantarillado no superan los 60.000 euros y que se atendieron avisos pocedentes de Marqués de la Vega Armijo, calles Aguas y Santa Fe, zona polígono paralela a la carretera de Montalbán, aliviadero avenida del Trabajo, calle Córdoba, avenida de la Constitución, calles Zarzuela Baja, Alonso Sánchez, Conde de la Cortina y Pozo Dulce.

A última hora de la mañana, el servicio de Obras continuaba evaluando los daños en los caminos rurales, algunos de los cuales han perdido un importante porcentaje de calzada, acumulado tierra o sufrido socavones, como el del Molinillo. Otras vías afectadas han sido la Vereda de la Fuente del Cubo, la Cañada Mimbre, el Camino de la Zarza o el del Hoyo. Las máquinas trabajarán a jornada doble para acelerar el proceso de reparación.

Por otra parte, la piscina municipal, que se vio afectada por las lluvias torrenciales y que ha tenido que ser cerrada hoy por ello al público, abrirá mañana después de que los técnicos municipales hayan procedido a la recuperación de unas instalaciones en las que los sumideros se vieron incapaces de achicar la gran cantidad de agua caída en poco tiempo y que se desbordó hacia los vasos.