La alcaldesa de Montilla, Rosa Lucía Polonio, ha firmado con su homólogo en Montoro, Antonio Sánchez Villaverde, el documento por el que ambas ciudades se hermanan. Lo han hecho aprovechando la celebración del Año Jubilar otorgado a la localidad montillana con motivo del IV centenario de la muerte de San Francisco Solano. “Montilla y Montoro mantienen nexos comunes de solidaridad y cooperación desde hace siglos a través de San Francisco Solano, santo y patrono montillano, que ayudó a cientos de montoreños durante la fatídica epidemia de peste negra acaecida en 1585 en los alrededores de la ermita de San Sebastián de Montoro; y por fray Antonio de Osuna, montoreño que falleció el 27 de mayo de 1682 en Montilla ayudando a los montillanos contagiados de peste bubónica y que fue enterrado en la iglesia de convento franciscano de San Lorenzo”, ha recordado la alcaldesa. La regidora ha añadido que “notable fue también” la importancia que tuvo para el conocimiento del pasado de ambas ciudades la labor desarrollada por el historiador Lope de Cárdenas, conocido popularmente como ‘El cura de Montoro’, que llevó a cabo numerosos estudios sobre diferentes aspectos de la historia de ambas ciudades.

Rosa Lucía Polonio ha insistido en que el motivo de este hermanamiento es que las ciudades de Montilla y Montoro desean continuar intensificando esas relaciones amistosas que comenzaron hace cuatro siglos con San Francisco Solano “llevando a cabo contactos regulares entre sus poblaciones, intercambiando conocimientos y experiencias con la intención de realizar actuaciones comunes de ámbito social, económico, cultural, deportivo o turístico”. El documento firmado relata que esas actividades a realizar en común no son limitadas sino que se pueden ampliar con cuantas iniciativas, materias o asuntos se consideren de recíproco interés.

Mientras, Antonio Sánchez Villaverde ha destacado que “Montilla, siguiendo el ejemplo de su patrono, San Francisco Solano, es a su vez ejemplo en materia de cooperación al desarrollo para todos los pueblos de la provincia, trabajando por aquellos que son más pobres”. El alcalde montoreño ha recordado “aquel mayo de 1962 en el que los montillanos nos regalaron, tras una magna procesión, aquella imagen de San Francisco Solano que sigue ubicada en su capilla de San Sebastián; pero el espíritu de San Francisco Solano no está en Montoro desde esa fecha sino desde finales del siglo XVI, estrechando lazos entre ambas ciudades”. El regidor montoreño ha coincidido con  la alcaldesa de Montilla en que la iniciativa llega “después del acuerdo unánime de ambas corporaciones que han hecho realidad una voluntad popular y muy deseada por numerosos colectivos y ciudadanos de ambos pueblos”.

El equipo de gobierno montillano comenzó a echar a rodar de manera definitiva la maquinaria del hermanamiento el pasado 4 de marzo, día en el que en una Junta de portavoces del Ayuntamiento de Montilla se informó a los representantes de los distintos grupos políticos sobre las conversaciones que se venían realizando desde hace años para ello. Cuatro días más tarde, el Pleno aprobó por unanimidad la incoación del pertinente expediente que debía hacer realidad el hermanamiento. La iniciativa contó a partir de ese momento con la adhesión de numerosos colectivos montillanos como la Agrupación de Cofradías, la Hermandad de Nuestra Señora de la Aurora y San Francisco Solano, la Asociación por el Patrimonio Cultural Montiella, el Consejo Parroquial de la parroquia de San Francisco Solano y la Hermandad del Santico. Asimismo, mostraron su apoyo la Asociación Cultural Amigos de Montilla y Sociedad Filatélica y Numismática El Pulsista, la Comisión Organizadora del Año Jubilar de San Francisco Solano, el Consejo Municipal de Cooperación y Ayuda al Desarrollo, el Consejo Asesor de Patrimonio Histórico y las asociaciones de vecinos El Centro, Pedro Ximénez y Gran Capitán.