El Ayuntamiento de Montilla ha licitado dos licencias de taxi adaptado para el transporte de minusválidos después de que la iniciativa fuera aprobada por unanimidad en Pleno. “Ya contamos en la ciudad con un vehículo de esas características que presta servicio en todo el casco urbano, pero hemos creído oportuno sacar a licitación otras dos licencias más dado la gran demanda que hemos tenido al respecto”, ha indicado el teniente de alcalde de Servicios Públicos y Seguridad Ciudadana, Antonio Gómez, quien ha resaltado que el plazo de presentación de solicitudes concluye el próximo 13 de abril. “El correo electrónico al que los interesados se pueden dirigir para obtener información sobre esta iniciativa es secretaria@montilla.es y el modelo de solicitud que deben rellenar lo pueden encontrar en la página 1.786 del Boletín Oficial de la Provincia (BOP) perteneciente al pasado 18 de marzo”, ha destacado el concejal. El edil ha indicado que la fecha límite para obtener documentación e información al respecto será “el mismo 13 de abril”.

Según Antonio Gómez, esas dos licencias para taxis de la llamada clase B “habilita a sus titulares a prestar servicios públicos interurbanos” y, para ello, el interesado deberá aportar un turismo homologado para servicio de taxi, con un número máximo de seis plazas y sin contador taxímetro. “La sexta plaza tendrá la finalidad exclusiva de dar cabida a la silla de ruedas para poder anclarla en el vehículo”, ha explicado el responsable municipal de Servicios Públicos y Seguridad Ciudadana, quien ha manifestado la necesidad de “eliminar las barreras arquitectónicas en todos los ámbitos y, especialmente, en aquellos que revistan un carácter más público”. Por último, Antonio Gómez ha reiterado “el interés del equipo de gobierno por conseguir la adaptación de los vehículos de transporte público a las personas con discapacidad”, y ha animado a los profesionales del sector a “concurrir a próximas convocatorias que persigan la misma finalidad”.

El Pleno del Ayuntamiento de Montilla adjudicó en el mes de noviembre de 2008 la primera de esas licencias en un momento en que ya se intentó dotar a la ciudad de tres vehículos que dieran ese tipo de servicio. No obstante, las otras dos licencias previstas quedaron desiertas al no concurrir nada más que una oferta al concurso puesto en marcha desde el Consistorio para ello.