El alcalde de Montilla, Rafael Llamas, ha inaugurado una jornada abierta y cargada de simbolismo, desarrollada en el Castillo de Montilla, donde se ha hecho pública la apuesta de los municipios andaluces, Montilla y La Palma del Condado, y portugueses, Lagoa y Reguengos de Monsaraz por el proyecto transfronterizo EVA, Experiencias Vitivinícolas en el Al-Andalus.

EVA, con nombre de mujer y origen de todo, es un proyecto que surge del diseño de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Montilla. Con identidad propia y siendo el vino el elemento que une a estos cuatro territorios, EVA se convierte en una apuesta de crecimiento sostenible e inteligente, un proyecto coherente, sólido e integral.

Ángel Luis Sánchez, secretario general de Acción Exterior de la Junta de Andalucía ha mostrado esta mañana su apoyo absoluto al proyecto de Cooperación Transfronteriza EVA, presentado en la convocatoria POCTEP 2014-2020 pendiente de resolución. El secretario general, que ha destacado el hecho de que tanto España como Portugal cumplen 30 años de su entrada en la Unión Europea, llevan colaborando y cooperando conjuntamente mucho más tiempo. Su situación geoestratégica y siendo lugar de unión con Iberoamérica son aspectos que han confluido en que en 2010 se constituyese la Eurorregión Andalucía-Algarve-Alentejo.

En la jornada, donde ha estado prevista también la presencia de Roberto Grilo, presidente de la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional del Alentejo (CCDRA), y que supone un punto de continuación y arranque para la cooperación transfronteriza alrededor del vino, se han abordado aspectos clave en el turismo a través de dos mesas redondas, donde el vino y la gastronomía se han planteado como eje del turismo.

Algunas de las conclusiones de las mesas han destacado como la experiencia enoturística tiene que ir aparejada a otras experiencias. Se ha hablado de diferenciación, de las 4 zonas, pero con un origen común, una diversificación que puede favorecer el interés del visitante y crear oportunidades para atraer y crear masa crítica.

 

EVA, Experiencias Vitivinícolas en el Al-Ándalus

El proyecto EVA, Experiencias del Vino del Ál-Andalus nace con la finalidad potenciar la competitividad  de las rutas del vino y los elementos patrimoniales, materiales e inmateriales (gastronomía), asociados a la actividad vitivinícola y vinculados a la identidad de la zona rayana de Alentejo-Andalucía-Algarve, con el fin de crear un producto enoturístico  transfronterizo competitivo, rentable, sostenible y diferenciado, íntimamente relacionado con el peso de la cultura vitivinícola en el territorio interior del sur de la Península y su peso como elemento configurador de un acervo cultural común.

“Poner en valor y hacer competitivo el vino, necesita de un empuje de la mano de 4 territorios”, tal como ha señalado en la jornada Manuel Carmona, concejal del Ayuntamiento de Montilla. Él mismo ha argumentado como “La cooperación nos hace surgir ideas, buenas prácticas, siendo así EVA un proyecto vivo y abierto que irá creciendo”.

El proyecto EVA se basa en un turismo experiencial, donde el turista conozca el destino y navegue por el mismo, siendo así la tecnología e innovación dos aspectos claves del proyecto.

Las actividades del proyecto se resumen en las siguientes:

·         Conoce EVA: conocer los recursos de las 4 zonas, 4 denominaciones de origen, 4 rutas del vino a nivel gastronómico, cultural y vitivinícola, para diseñar un geodestino competitivo. En esta actividad se diseñará un turismo sostenible de manera transfronteriza, social, económica y ambientalmente, generando riqueza en el territorio y dinamizando los territorios.

·         Navega EVA: se creará un geoportal y app donde el turista después de saber que existe un geodestino de 4 territorios pueda verlo en internet, diseñar su itinerario, conocer los recursos de todo el área. El último paso será permitirá al viajero comprar oferta turística en el destino a través de EVA hospitality.

·         Degusta EVA: basado en crear un turismo experiencial, donde el producto enogastronómico sea probado por el turista a través de eventos, talleres… Se diseñará un portfolio de las singularidades del territorio.

·         Vive EVA: esta acción pretende vender EVA, invitar a experimentar, la parte de promoción de los productos, a través de prescriptores.

·         Actividades transversales: web del proyecto, redes sociales, publicaciones y plan de transferencia de los resultados.

El producto que cree EVA, será sostenible y rentable en el tiempo a través del turismo y es por ello se constituye como una apuesta de cuatro ayuntamientos que suman un liderazgo internacional del vino representado por Reguengos de Monsaraz, ciudad europea del vino 2015; Lagoa, ciudad portuguesa del vino 2016; La Palma del Condado, candidata a ciudad europea del vino 2017 y Montilla que ocupa una posición privilegiada, entre las 12 bodegas más antiguas del mundo.