En un evento de esta magnitud es absolutamente necesario adoptar medidas restrictivas respecto al tráfico rodado y a la movilidad peatonal con el objetivo de garantizar un óptimo desarrollo de las procesiones y la seguridad ciudadana. Por ello, se apela a la comprensión de los ciudadanos/as por las molestias que ello pueda ocasionarles.

 

En este sentido se realizan las siguientes recomendaciones:

 

  • No utilicen el vehículo privado si no es estrictamente necesario en las zonas por las que se desarrollan los desfiles procesionales o en sus áreas de influencia durante su desarrollo.

  • Respeten la señalización especial, de canalización del tráfico y de prohibición de estacionamiento, que se ha instalado para la Semana Santa.

  • Para ver las procesiones, no se paren en intersecciones por donde discurran las procesiones ya que interrumpirían la movilidad peatonal.

  • No invadan la zona a utilizar por los desfiles procesionales. Respeten las señales de balizamiento que se han colocado en algunos lugares al respecto.

  • En caso de emergencia ante cualquier imprevisto, mantenga la calma y no inicie una carrera a pie, no haga caso a bulos o rumores y siga las indicaciones de las Fuerzas de Seguridad o Protección Civil.

  • No obstaculice con sillitas de bebé o similar cualquier vía de evacuación.

 

  • Y sobre todo, SENTIDO COMÚN.